La temporada de riesgo de incendios se inicia con 240 trabajadores más y un incremento de los conatos en Castilla y León

La temporada de riesgo de incendios se inicia con 240 trabajadores más y un incremento de los conatos en Castilla y León

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones ha presentado la campaña destacando la implicación de la Junta de Castilla y León en el aumento y mejora de medios de prevención y extinción

I. SANTOSLeón

Castilla y León se prepara para la temporada de riesgo alto de incendios con un operativo superior al pasado año y con las previsiones de un menor riesgo, por las lluvias de los últimos meses. El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones ha presentado la campaña acompañado de los secretarios de las nueve provincias de la Comunidad y recordando que «aunque la presentemos hoy, la campaña de prevención de incendios lleva funcionando todo el año».

La diferentes climatologías hacen que los técnicos especializados de la Junta de Castilla y León tomen la decisión de «adelantar o atrasar la campaña de riesgo alto» o en su caso crear una campaña de riesgo medio.

La campaña se inicia este año con buenas previsiones y con el deseo de dejar atrás «la gran siniestralidad» del pasado 2017 que por «las nulas precipitaciones y los vientos» hicieron que el número de incendios quemasen más superficie de lo habitual. «A estas alturas del año ya habíamos sufrido tres grandes incendios», ha recordado el Consejero de Medio Ambiente.

Este año la Comunidad contará con un total de 4,369 profesionales que entrarán en su máximo despliegue el próximo 1 de julio. Un incremento de 240 puestos que trabajarán en Castilla y León según las zonas de mayor incidencia, la meteorología y el histórico de incendios producidos. También se ha incrementado en un 17% el presupuesto para la prevención y extinción de incendios y se han mejorado los medios materiales.

Marzo, uno de los peores

El pasado mes de marzo deja un balance positivo en esta campaña, ya que según ha recordado el consejero es uno de los peores meses del año y en este ejercicio los datos están muy por debajo de lo habitual. En total se han producido 361 incendios de los cuales el más preocupante fue en la localidad leonesa de Santa Colomba de Curueño que arrasó 640 hectáreas.

Los incendios y las superficies quemadas de los primeros seis meses del año han sido menores, pero se ha visto un incremento notable en los conatos. Un 63% de tentativas de incendio que han supuesto casi más del 10% de la media de los años anteriores.

En total, más de 1.460 hectáreas han sido arrasadas en estos primeros meses, lo que supone un 77% menos que la media del decenio y un 86% menos que en 2017.

Contenido Patrocinado

Fotos