115 señales pasan de 100 a 90 kilómetros por hora en León, una medida que «no es un capricho»

El antes y el ahora de las señales de 100 kilómetros por hora en León. / Inés Santos

El subdelegado del Gobierno en León supervisa el cambio de una de las señales en Onzonilla, en un cambio que busca disminuir la siniestralidad | El 69,3% de los accidentes mortales del pasado año en León tuvieron lugar en carreteras convencionales | La medida en la provincia tiene un coste de 22.246 euros en los 226,67 kilómetros de carreteras convencionales del Estado

NACHO BARRIOLeón

El Estado, buscando acabar con las muertes en carretera, acomete un cambio que lleva la contraria a aquella canción de 'Para ser conductor de primera, acelera, acelera'. En este caso, toca reducir para ser buen conductor y, sobre todo, para poder seguir siéndolo muchos años.

Más información

Un cambio llamativo que tiene un fin claro: reducir los accidentes en las vías secundarias. El subdelegado del Gobierno en León, Faustino Sánchez, ha supervisado en la mañana del lunes la sustitución de las señales de 100 kilómetros por hora por las nuevas de 90. Con esta medida, el Gobierno cambia el límite de velocidad en los 226,67 kilómetros de las carreteras convencionales del Estado.

Asistiendo a la sustitución de una señal en Onzonilla, el coste de la medida en León es de por el cambio de 115 señales. El fin último no deja de ser salvar vidas. Los datos arrojan que el pasado año la provincia sufrió trece accidentes en los que hubo quince víctimas mortales, de los que nueve ocurrieron en carreteras convencionales.

En la provincia leonesa se cambiarán las señales, mientras en otros territorios con mayor número de kilómetros se pondrán pegatinas.

Una medida para perseguir a aquellos que vuelan por las carreteras, velando porque el que salga en coche pueda llegar sin problemas a su destino.

El cambio

Durante el fin de semana una legión de operarios comenzó a cambiar las señales o a pegar los nuevos indicativos de velocidad sobre las viejas en unos 10.000 kilómetros de carreteras, en las que durante 2017 fallecieron 1.013 personas. Esto representa 77% del total de los muertos en vías interurbanas (que sumaron un total 1.321 víctimas mortales).

El descenso de los límites de velocidad, mediante la modificación del artículo 48 del Reglamento General de Circulación, está también destinada a cumplir el objetivo establecido en la estrategia de Seguridad Vial 2011-2020 de bajar de 37 la tasa de fallecidos en accidente de tráfico por millón de habitantes. Durante 2017 la tasa fue de 39.

 

Fotos