El sello de calidad de la cereza confía en las variedades de media estación para mejorar la campaña

Cerezas del Bierzo./César Sánchez
Cerezas del Bierzo. / César Sánchez

El organismo ve con «incertidumbre» el desarrollo de la campaña puesto que las variedades tempranas se han visto muy afectadas por la climatología / Aún así esperan conseguir llegar al millón de kilos

E.JIMÉNEZPonferrada

«De momento no está siendo una gran campaña». Con estas palabras definía el director técnico del sello de calidad de la cereza del Bierzo el transcurso de la tercera campaña bajo el marchamo de la Marca de Garantía. Y es que el comienzo no ha sido nada bueno, con unas variedades tempranas que se han visto muy afectadas por la climatología. «La poca producción que había no había alcanzado calibre, luego también había producción incluso dañada que no era comercializable, por lo que no ha ido nada bien», aseguró.

Los productores están comenzando ahora con la recogida de las variedades de media estación, en las que tienen puestas sus esperanzas con el objetivo de mejorar la campaña. Eso sí, siempre mirando al cielo para ver en qué medida los cambios climáticos pueden afectar a la conservación. «Temperaturas de más de 30 grados hace nada y ahora bajar a 13 queremos ver cómo le afecta en la firmeza, en la dureza», indicó Linares, quien explicó que la cereza necesita firmeza para aguantar el transporte porque «es un producto que enseguida se estropea».

De este modo, la incertidumbre es la protagonista estos días entre el sector que confía en conseguir al menos media cosecha, es decir, un millón de kilos aproximadamente. «No sé si llegaremos o no, todo va a depender de estas variedades que empezamos ahora pero yo espero que sí, aunque no me atrevo a decir que sí abiertamente», concluyó el director técnico del sello de calidad.

Esta será la tercera campaña de cereza del Bierzo que saldrá arropada ya por la Marca de Garantía que mejorará, si todo va bien, la del año pasado que fue un «desastre» debido a la climatología y en la que no se llegó a recolectar el medio millón de kilos.