Seis ayuntamientos bercianos denuncian el «cierre técnico» de sus consultorios médicos

Berlanga del Bierzo, Fabero, Toreno, Candín, Peranzanes y Vega de Espinareda no descartan otras medidas de presión si la Junta no pone solución a la situación de «abandono sanitario» de sus municipios

ELBIERZONOTICIAS

Los ayuntamientos bercianos de Berlanga del Bierzo, Fabero, Toreno, Candín, Peranzanes y Vega de Espinareda denunciaron, haciéndose eco de las quejas vecinales, la situación de «abandono sanitario» que sufren estos municipios en momentos de un importante crecimiento de la población debido al periodo estival y más teniendo en cuenta la advertencia de la consejera de Sanidad sobre la 'quinta ola' con un aumento de contagios dentro de la población más joven. Por ello, no entienden la postura de la Junta de Castilla y León, que «en vez de reforzar los servicios sanitarios hace todo lo contrario, disminuir el personal sanitario y proceder al cierre de consultorios locales».

En ese sentido, los responsables de estos seis municipios mostraron su «enfado justificado», el mismo que les hacen llegar sus vecinos «por la falta de atención digna a los pacientes que, si ya era palpable antes, ahora se ha vuelto desesperada».

Por ello, censuraron el «cierre técnico» de los consultorios médicos, cuyos gastos afrontan «con enorme esfuerzo» los municipios, «para que ahora permanezcan cerrados para los vecinos por falta de personal sanitario suficiente».

A todos estos problemas, los regidores de estos seis ayuntamientos bercianos sumaron otros, como las enormes dificultades para conseguir una cita médica, «con un sistema telefónico previo que es un desastre» y recordaron que se trata de zonas de salud tan amplias como distintas, y con una considerable dispersión geográfica, por lo que exigieron «todos medios que hagan falta también para atender las urgencias, al menos con dotación de dos médicos y dos enfermeros, de manera que si tienen que acudir a una localidad alejada no quede desatendido el servicio para el resto del territorio».

Con todo ellos, los alcaldes advirtieron de que la paciencia de enfermos, familiares, vecinos, juntas vecinales y municipios «está llegando al límite» por una gestión «que nos da la espalda a los pueblos y es insostenible». Por eso no descartan valorar medidas más contundentes tras tantos meses de no poner remedio a la prestación de un servicio «que siempre es básico, pero con esta crisis sanitaria lo es más que nunca».