Imagen del robot trabajando para 'pùlverizar' la estructura. / MITMA

Un robot contra el hormigón en el viaducto de Castro

Los trabajos para provocar el desplome de uno de los vanos inseguros de la autovía A-6 tras deslomarse parte del vial son ejecutados por un robot ante su elevado riesgo | Dos operarios controlan la maquinaria a distancia mientras un cable de seguridad la mantiene a salvo ante el inevitable hundimiento de la estructura

Leonoticias
LEONOTICIAS Ponferrada

Desde una altura superior a los seis metros dos operarios dan las órdenes. A ambos les obecede un 'robot' operado a distancia y habilitado para la ocasión. Su misión: picar sin descanso hasta provocar que el hormigón ceda bajo sus 'pies'.

Los trabajos para provocar el derrumbe del vano del viaducto de Castro en la autovía del Noroeste A-6 (punto kilométrico 430, sentido A Coruña), que siguió en pie tras el colapso de los dos adyacentes el pasado mes de junio, son ejecutados por un robot ante su elevado riesgo.

A distancia

Durante todo este jueves, como ocurriera en la jornada previa, dos operarios han controlado la maquinaria a distancia mientras un cable de seguridad la mantiene a salvo ante el inevitable hundimiento de la estructura.

Toma aérea de los trabajos realizados por el robot.

El robot es propiedad de la empresa Demoliciones Coruña, tiene como objetivo debilitar la dovela aislada para hacerla caer por su propio peso.

En imágenes

Desde el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) se ha publicado este jueves un vídeo en el que se puede apreviar el trabajo del robot en una tarea que se extenderá durante la jornada de este viernes hasta que el derrumbe sea una realidad.

Una vez que los restos del vano y las pilas estén en el suelo, se seguirán realizando inspecciones y tomando muestras de cara a una investigación que sigue en curso, según se aseguró este miércoles. Después, será el turno de retirar los escombros, de acuerdo con los procedimientos vigentes de gestión de residuos.