Labores de desmantelamiento de la central de Compostilla II en Cubillos del Sil. / E. Jiménez

Recifemetal llama por sorpresa a los trabajadores de las auxiliares para retirar amianto en la central de Compostilla

Denuncian que «están jugando con la gente» y que «no hay un seguimiento del Instituto de Transición Justa (ITJ)» cuando se trata de puestos que requieren «formación y certificados» al tratarse de un material «contaminante y cancerígeno»

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

La empresa Recifemetal, encargada del desmantelamiento de los grupos 3, 4 y 5 de la central de Compostilla, situada en Cubillos del Sil, ha ofrecido empleo en las labores de retirada de amianto a los trabajadores de la auxiliares de Endesa en la térmica berciana. El llamamiento se produjo el pasado viernes, dos días antes de la visita del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a Ponferrada donde participó en un acto político en el pabellón de Flores del Sil, para que acudieran a una entrevista de trabajo que tuvo lugar este miércoles y en la que tan solo se les anunció que no se realizarían incorporaciones hasta final de año.

Desde la plataforma de empresas auxiliares han mostrado su sorpresa y su malestar por una medida que no se explican dado que la compañía ha llamado de forma indiscriminada a trabajadores de categorías como administrativos y limpiadoras, entre otros, para realizar un trabajo para el que se requieren una serie de certificados, protocolos y formación. «Evidentemente la gente le ha dicho que no, porque una señora de la limpieza no va retirar amianto», lamentó su portavoz, Alonso Roa.

Los trabajadores tienen claro que detrás de este llamamiento había una intención clara de acallarles para que no hicieran 'ruido' durante la visita de Sánchez a la capital berciana. «Evidentemente alguien llamó desde arriba a esta empresa para que nos llamara para que nos calláramos», subrayó Roa. Tienen claro que esto «es un movimiento que no sirve para nada», tan solo a la hora de «hablar de «porcentajes» ya que «la gente va a decir que no porque hay que tener una formación y unos certificados para trabajar con ese material que es contaminante y cancerígeno al cien por cien», recalcó.

Así las cosas, desde la plataforma denuncian que «se está jugando con la gente» y lamentan que «no hay un seguimiento del ITJ que se comprometió a hacerlo personalizado de cada trabajador» a la hora de buscarles una solución con un empleo alternativo tras el cierre de la central tres años de lucha.