Prada a Tope y su mujer Flor Bonet junto a los galardonados con los premios Inconmensurables en la celebración del 50 aniversario en el Palacio de Canedo.

Prada a Tope celebra su medio siglo convertido en Señor de Canedo en un acto lleno de 'Inconmensurables'

Más de 400 personas acompañaron al emblemático empresario berciano José Luis Prada en un acto en el que se puso en valor su trayectoria y el camino recorrido y se entregaron los premios creados para esta conmemoración

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

El Palacio de Canedo fue escenario este jueves de la conmemoración del 50 aniversario de Prada A Tope. Un encuentro muy especial al que asistieron más de 400 personas que quisieron arropar al emblemático y reconocido empresario berciano José Luis Prada en esta celebración. Autoridades, distribuidores, directores de medios, clientes, equipo y amigos que, de una manera u otra han acompañado a Prada a lo largo de estos años.

Un acto muy emotivo en el que su esposa, Flor Bonet, llevó a cabo un recorrido por estas cinco décadas, compartiendo con los asistentes tanto la situación de la España de la época como la evolución que ha vivido Prada a lo largo de su historia desde que comenzara a embotar cerezas en su tienda de Cacabelos en 1972.

Durante el evento se hizo entrega de los premios Inconmensurables, unos galardones creados específicamente para esta celebración y que tenían como objetivo reconocer a aquellas personas que han marcado la trayectoria de estos 50 años. «A toda esa gente que ha hecho un trabajo inconmensurable para que esto sea una realidad», resaltó Flor Bonet.

Premios Inconmensurables

En este sentido, recibieron los galardones Inconmensurables Dolores Fernández y Esther Macía, las proveedoras de pimientos de cabecera, en representación de los proveedores de materias primas de Prada A Tope; Luis Miguel Díaz Llamas, de Artesa, en representación de las tiendas de productos de calidad, artesanales y gourmet que llevan la marca más allá de Canedo; Dolores y José, de Dovinasol, en representación de los exportadores que llevan los productos de Prada por el mundo; Manuel Orellana, antiguo director de El Corte Inglés de León, en representación de los distribuidores y las franquicias de León, Santander y Madrid auténticas embajadas bercianas en esas ciudades.

José Luis Prada y Flor Bonet junto al alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón.

También fueron galardonados con los premios Inconmensurables Roberto González, director de MGS, en representación de las entidades financieras que han apoyado el proyecto a lo largo de los años; Paco Entrena, en representación de los maestros y amigos que acompañaron a Prada desde los inicios de este camino; Pablo Llamas, en representación de todos los artesanos que colaboraron para que el Palacio de Canedo sea especial en cada rincón; Yolanda Ordás y Fernando Tascón, como dos periodistas que han acompañado a Prada en Onda Bierzo y Radio Bierzo durante décadas y Javier Pérez Andrés, periodista, en representación de la prensa agroturística y como voz que siempre ha defendido el proyecto y apostado por Prada A Tope.

Además, uno de los momentos más emotivos del encuentro fue la entrega del premio Inconmensurable al equipo de Prada A Tope, que recogió Loli Rejas, una de las trabajadoras más veteranas, que lleva cerca de cuarenta años junto a Prada y que está a punto de jubilarse.

Prada, nuevo Señor de Canedo

La música también tuvo representación en este evento de la mano del gaitero Jorge Prada y uno de los momentos más especiales de la noche corrió a cargo del grupo de teatro Conde Gatón que, representando al Señor de Canedo, antiguo habitante del Palacio, hizo entrega a Prada de las llaves del mismo, convirtiéndole así en el nuevo Señor de Canedo.

Tras la celebración, los asistentes disfrutaron de un cóctel acompañado, como no podía ser de otra manera, de los vinos de Prada a Tope. Una gala de altura para conmemorar medio siglo de trayectoria impecable de un empresario berciano embajador de su tierra con El Bierzo siempre por bandera.