Borrar
Potaje de vigilia. E.Jiménez

El potaje de vigilia, delicia de Semana Santa

La gastronomía española también tiene sus platos tradicionales de esta festividad, como son las torrijas y en este caso, el potaje de garbanzos, espinacas y bacalao | Te enseñamos cómo hacerlo

Esther Jiménez

Ponferrada

Jueves, 21 de marzo 2024, 08:22

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El potaje de Vigilia o de Cuaresma es uno de esos platos típicos de la gastronomía española por excelencia, que se come sobre todo en Semana Santa, al igual que las torrijas. Su origen es religioso, ya que la Iglesia Católica prohibía comer carne los viernes de Cuaresma.

Su inclusión dentro de los denominados platos de vigilia está muy relacionada con la llegada del bacalao en salazón al interior de la provincia, allá por la época medieval, por lo que sumado a esa abstinencia del consumo de carne durante la Pasión, lo hizo muy recurrente y ha llegado hasta nuestros días, con variaciones en cada casa dependiendo de las diferentes zonas del país.

¿Pero qué necesita un buen potaje de vigilia? Lo fundamental, los garbanzos, las espinacas y como no, el bacalao, que acompañados de huevos y panecillos hacen de este plato un rico manjar que cualquiera puede hacer en su casa.

  • Tiempo de preparación

    20 minutos

  • Tiempo de cocción

    1 hora y 30 minutos

  • Tiempo total

    1 hora y 50 minutos

  • Comensales

    4

  • Calorías

    295

Categorías

Legumbres

Ingredientes

  • Para el potaje:

  • 400 gramos de garbanzos

  • 200 gramos de espinacas

  • 3 huevos cocidos

  • Bacalao al gusto

  • ½ pimiento verde

  • ½ cebolla

  • 2 dientes de ajo

  • 1 tomate natural

  • Pimentón

  • 3 hojas de laurel

  • Sal

  • Aceite

  • Para los panecillos:

  • Miga de pan de media barra

  • 2 dientes de ajo

  • Perejil

  • 1 huevo

Preparación

  • Dejar a remojo los garbanzos durante 12 horas. Pasado ese tiempo cocerlos -una hora y media en olla normal y 45 minutos en olla exprés- en agua con las hojas de laurel. Mientras se cuecen, dar forma de panecillos a la miga de pan, previamente rehogada con un majado de ajo y perejil y huevo.

  • Rebozar el bacalao en harina y huevo y freír en abundante aceite, donde también habrá que hacer los panecillos tras pasarlos por pan rallado. Reservar.

  • En el mismo aceite pochar las verduras cortadas -pimiento, cebolla y ajo- y después incorporarle el tomate. Una vez hecho, volcar el sofrito en los garbanzos cocidos -sin escurrir el agua-. Dejar que hierva y luego añadir las espinacas. Pasados cinco minutos, incorporar los panecillos, los huevos cocidos previamente y el bacalao y esperar hasta que se mezclen bien los sabores. Apagar el fuego y ya estaría listo el potaje de vigilia.

  • Consejo: servir al día siguiente.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios