La plataforma Santa Bárbara marchará desde Toreno a Oviedo para reclamar un futuro para el sector del carbón

Protesta de trabajadores de las empresas auxiliares de Endesa en Compostilla./
Protesta de trabajadores de las empresas auxiliares de Endesa en Compostilla.

El municipio berciano servirá de punto de partida el día 18 para una protesta a la que se sumarán mineros de las cuencas leonesa y asturiana

ICAL Ponferrada

La plataforma Santa Bárbara, que agrupa a los trabajadores de contratas, subcontratas y empresas privadas auxiliares del sector del carbón, protagonizará a partir del próximo día 18 una marcha que partirá del municipio berciano de Toreno y recorrerá la cuenca minera leonesa y la asturiana para llevar a Oviedo las reivindicaciones del colectivo. Tras la última reunión mantenida con los trabajadores de las contratas de Hunosa, los cerca de 800 trabajadores que no encuentran amparo en el último plan del carbón marcharán durante cinco días por las comarcas mineras para llegar a la capital asturiana el día 22, según avanzó el portavoz de la plataforma, Marcelino Menéndez.

El objetivo de la plataforma, que ya ha mantenido reuniones con formaciones como Podemos e Izquierda Unida (IU), es recabar apoyos para reclamar un futuro para el sector, tras la firma del último acuerdo marco sobre el carbón que supone, denuncian, la «muerte de facto» de la actividad extractiva. «Somos todos mineros con un problema común», recalcó Menéndez, que aseguró que la protesta unirá a los mineros de las cuencas de León y Asturias.

Entre las demandas del colectivo, Menéndez destacó la necesidad de «garantizar que las centrales térmicas cojan el carbón». «De nada nos sirve extraer mineral si luego se queda parado en el parque de la mina», lamentó el portavoz de la plataforma, que consideró que el carbón nacional debería gozar de «prioridad absoluta» frente al mineral de importación.

En la misma línea, Menéndez denunció que actualmente esas instalaciones de producción de energía están cobrando carbón de importación a 80 euros la tonelada, mientras el mineral nacional se vende a 55 euros la tonelada. «Es una cuestión de voluntad, no entendemos qué intereses hay detrás», explicó.

Igualmente, el colectivo reclamará con su marcha una reactivación de las inversiones en las instalaciones de la Fundación Ciudad de la Energía (Ciuden) con el objetivo de continuar desarrollando la investigación en el ámbito de la captura de CO2. Además, la plataforma pide la puesta en marcha de fórmulas para prorrogar la devolución de las ayudas europeas que las compañías mineras deberán empezar a abonar a partir del 31 de diciembre.

Actualmente, el plazo de devolución de esas ayudas al cierre está establecido en cinco años, con unos intereses que ascienden al cinco por ciento. Según la plataforma, una carencia de dos años o una relajación de las condiciones de la devolución permitirían a las compañías invertir los beneficios en reflotar las empresas y continuar con su actividad.

Contenido Patrocinado

Fotos