El Papa, tras los abusos en La Bañeza, sancionará con multa o cárcel a quien no denuncie este tipo de casos

El Papa, durante una recepción oficial./Efe
El Papa, durante una recepción oficial. / Efe

El Vaticano 'mueve ficha' tras las denuncias remitidas por abusos en el seminario leonés | Eleva la prescripción de estos delitos hasta que la víctima cumpla 38 años

E. PRESS | LEONOTICIASLeón | Ciudad del Vaticano

El papa Francisco ha decidido endurecer las leyes para prevenir y combatir los delitos de abuso de menores cometidos por miembros de la curia o en el Vaticano.

La decisión llega tras un profundo proceso de reflexión abierto a raíz de la carta remitida al Vaticano en 2014 por una víctima, Francisco L., quien detalló cómo un sacerdote, José Manuel Ramos Gordón, había abusado sexualmente tanto de él como de su hermano gemelo en el seminario de La Bañeza.

Pederastia en León

«A su santidad el papa Francisco. Me permito robarle unos minutos de su tiempo, los necesarios para leer estas líneas nacidas desde el corazón de este exseminarista. La razón por la cual le escribo no es otra que apoyar a todos los que han estado callados y han sufrido el mismo maltrato físico y psicológico que yo, y que por miedo o vergüenza no han salido a la luz. Ha llegado el momento de unirnos y decirlo, porque lo que nos hicieron nos marcó y esos estigmas estarán ahí siempre«, se podía leer en la misiva enviada entonces al Vaticano por la víctima.

Ramos Gordón fue condenado en su día a diez años de «privación del ejercicio público del ministerio sacerdotal, residiendo en un monasterio o convento fuera de la dióceis de Astorga«.

Prescripción

Ahora el Vaticano ntre las medidas se incluye la ampliación de la prescripción de los delitos a 20 años o la obligación de denunciar si se conoce algún caso. Francisco quiere dar ejemplo sobre el comportamiento que deben seguir las Conferencias Episcopales en todo el mundo para eliminar los abusos por parte del clero.

El Vaticano publicó este viernes tres nuevos documentos respecto a este tema de los abusos a menores: uno es el «motu proprio» de Francisco en el que se reforma la ley vaticana, el otro cómo queda la norma y un tercero en el que se dan las «líneas guías» para afrontar estos casos para aquellos religiosos que residen en la Ciudad del Vaticano.

Con esta nueva normativa, el papa quiere dar ejemplo desde el Vaticano sobre el comportamiento que tienen que tener el resto de Conferencias Episcopales en todo el mundo para eliminar la lacra de los abusos por parte del clero.

En su «motu proprio» Francisco explica su decisión de «fortalecer aún más el marco institucional y legislativo para prevenir y combatir los abusos contra los menores y las personas vulnerables por parte de la curia romana y en el Estado de la Ciudad del Vaticano».

Carta remitida al Papa Francisco

>

Código Penal

Con estas nuevas normas se introduce «la obligación de denunciar los abusos a las autoridades competentes y cooperar con ellos en actividades de prevención y cumplimiento de la ley«.

Se ofrecerá, añade el pontífice, «atención pastoral adecuada a las víctimas y sus familias, apoyo espiritual, médico, psicológico y legal adecuado y el derecho a un juicio justo e imparcial«.

Además, «la persona condenada por abusar de un menor o una persona vulnerable será removida de su cargo», pero se le garantizará una rehabilitación psicológica y espiritual. Mientras que se hará todo lo posible para «rehabilitar la buena fama de quien ha sido acusado injustamente».

Estas nuevas normas reforman así la legislación del Estado de la Ciudad del Vaticano donde está aún vigente el Código Penal conocido como Zanardelli de 1889.

Se introduce por ello además una prescripción de 20 años para este tipo de delitos a partir de que la víctima cumpla mayoría de edad, 18 años, pues hasta ahora era de cuatro años.

Desde este momento todos los delitos relacionados con el abuso de menores, no solo los de naturaleza sexual, sino también, por ejemplo, el maltrato, serán «punibles por ley», incluso en ausencia de una denuncia si se tiene constancia del caso.

Abusos a menores

Otra novedad es la sanción para quienes omitan o retrasen la denuncia de casos de abusos a menores o personas vulnerables, excepto en casos de secreto de confesión.

Esta ley se aplicará a todos los trabajadores del Vaticano, a la curia, y a todo el personal diplomático en las nunciaturas.

Se creará también un servicio de acompañamiento para las víctimas de abuso, que será coordinado por un experto calificado, donde se podrán dirigir para pedir ayuda, recibir asistencia médica y psicológica, y donde se les dará a conocer sus derechos y cómo hacerlos cumplir.

Asimismo se han publicado «las líneas guías» para como comportarse ante estos casos en el vicariato de la Ciudad del Vaticano y que está dirigido a los pocos religiosos que se encargan de las dos parroquias presentes en el Estado pontificio, pero que sirve de ejemplo de lo que se debería adoptar en el resto de Conferencias Episcopales de todo el mundo.