Del Olmo carga contra la «ministra enterradora» del carbón, del diésel y la nuclear

Los consejeros de Economía y Hacienda y Empleo, Pilar del Olmo. /Rubén Cacho
Los consejeros de Economía y Hacienda y Empleo, Pilar del Olmo. / Rubén Cacho

La consejera denuncia que «atenta gravemente» contra todos los ciudadanos y la industria del automóvil

ICAL León

La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, definió a Teresa Ribera como la «ministra enterradora» porque quiere acabar de un plumazo con el carbón, con el diésel y con las nucleares.

Más información

Del Olmo, visiblemente contrariada con la titular del departamento para la Transición Ecológica, arremetió contra la «improvisación impropia d eun cargo público» e indicó que no sabe si Ribera «improvisa o medita sus decisiones». «Espero que no lo haya meditado», dijo, para que recapacite en sus anuncio.

Y es que, como puso de manifiesto Del Olmo, la ministra «quiere terminar con todas las fuentes de energía» estables, que permiten que el sistema funcione en todo momento, lo que se traduce, dijo, en una subida de los precios de la energía para todos los ciudadanos.

La consejera de Economía y Hacienda también denunció que las intenciones de Teresa Ribera sobre el diésel «atentan gravemente» contra la industria del automóvil, tan importante en Castilla y León, y ratificó las críticas vertidas ayer por el presidente de Anfac y de Renault España, José Vicente de los Mozos, quien advirtió de que la incertidumbre introducida afectará a futuras inversiones. «La ministra no mide las consecuencias que puede tener para el empleo en Castilla y León», dijo.

Asimismo, Pilar del Olmo constató que esa decisión también «atenta» contra todos los ciudadanos que tienen un vehículo diésel, desde un repartidor, a un camionero o un particular. «No valor las consecuencias», sentenció.

Pilar del Olmo también recordó que cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, nombró a Teresa Ribero, ella la felicitó inmediatamente y le solicitó una reunión, para que conociese de primera mano la situación y las reivindicaciones de Castilla y León. En este sentido, lamentó que la ministra no le haya respondido ni a la felicitación ni a la petición de un encuentro.

Así, cargó contra un Gobierno al que sustenta un grupo en el Congreso con 80 diputados y «no es capaz de dialogar con las autonomías» que pueden explicarles las consecuencias de sus políticas. «Todo es una improvisación impropia de cargos públicos», resumió.

 

Fotos