El 99% de las edificaciones entre el Bierzo y Galicia tienen un riesgo «alto» o «muy alto» de verse afectadas por incendios

La subdirectora de la ESTIA, Flor Álvarez Taboada, y el profesor Fernando Castedo, durante la presentación del estudio./
La subdirectora de la ESTIA, Flor Álvarez Taboada, y el profesor Fernando Castedo, durante la presentación del estudio.

El estudio realizado por el Campus de Ponferrada en colaboración con la Junta con la aplicación del sistema LIDAR determina la necesidad fundamental de realizar labores de prevención

CARMEN RAMOS ponferrada

El 99% de las edificaciones situadas entre el Bierzo y Galicia tienen un riesgo «alto» o «muy alto» de verse afectadas por incendios. Es la conclusión que se desprende del estudio realizado por el Campus de Ponferrada en colaboración con la sección de Protección de la Naturaleza de la Junta de Castilla y León con la aplicación del Sistema LIDAR (Ligth Detection and Ranging) para la prevención y la gestión del riesgo de incendios forestales a escala local en zonas situadas entre el monte y la ciudad.

El trabajo ha analizado la situación de poblaciones situadas en el municipio berciano de Vega de Valcarce y los gallegos de Piedrafita del Cebrero, As Nogais y Cervantes. «En esa zona llegamos a la conclusión de que el 99% de las edificaciones, casi 300 de la zona de estudio, se encuentran en riesgo algo y muy alto y que haría falta reducir la capa de combustible, es decir desbrozar, en este caso sería imprescindible hacerlo en aproxidamente 15 hectáreas», explicó la subdirectora de la Escuela Superior y Técnica de Ingeniería Agraria, Flor Álvarez Taboada, durante la presentación de los resultados del trabajo junto al profesor Fernando Castedo.

Desde la ULE tiene claro que «en el monte todas las hectáreas que tenemos en Castilla y León o en el Bierzo no se pueden desbrozar para la prevención de incendios, porque no es viable económicamente», destacó Álvarez Taboada, de aquí la importancia de «disponer de herramientas que ayuden a priorizar y a identificar aquellas zonas que son más críticas» como es el caso del sensor LIDAR que aunque no desbroza «sí que nos da una información clave a la hora de determinar dónde hacer actuaciones y luego ya es la admnistración local la que tiene que decidir cuáles y cómo se hacen», subrayó la subdirectora de la ESTIA.

El Ayuntamiento de Ponferrada ha sido uno de los primeros en interesarse por esta nueva tecnología, que puede instalarse en drones, para la prevención de incendios donde desde la ULE mantienen contactos con los técnicos de Medio Ambiente como con los Bombeross. «Estamos en contacto con ellos y este tipo de herramientas ellos consideran que son muy útiles», indicó Flor Álvarez Taboada, que destacó la utilidad de la herramienta para los municipios con un coste «totalmente asumible».

El trabajo realizado por el Campus de Ponferrada se ha realizado en base a los datos recogidos por los vuelos realizados por el Instituto Geográfico Nacional en colaboración con la Junta en el año 2011.

Curso sobre el uso del sensor LIDAR

Precisamente, los términos de utilización del sensor LIDAR aéreo y sus aplicaciones al sector forestal a la geomática centrarán la tercera edicion del curso organizado por el Campus de Ponferrada que se desarrollará del 27 de febrero al 3 de marzo.

La iniciativa está dirigida a profesionales y también a alumnos de las titulaciones de ingeniería y contará con la participación de profesores expertos de las universidades de Santiago de Compostela y EEUU «que han ayudado a sus alumnos en sus proyectos», señaló la subdirectora de la ESTIA.

La matrícula cuenta con 20 plazas de las que ya se han cubierto la mitad. El precio de inscripción es de 120 euros y los participantes recibirán un diploma acreditativo.