La pizarrera Carpisa celebra el 29 junta de acreedores para decidir el futuro de la compañía y de sus 70 trabajadores

La dirección de la compañía, ubicada en Puente de Domingo Flórez, y el administrador concursal decidirán si entra en liquidación o si hay convenio y acuerdo en la deuda

CARMEN RAMOS ponferrada

La empresa pizarrera Carpisa (Campo das Arcas Pizarras), ubicada en el municipo de Puente de Domingo Flórez, celebrará el próximo día 29 junta de acreedores para decidir el futuro de la compañía que podría dejar en una situación complicada a la plantilla de 70 trabajadores que la conforman.

Una reunión en la que la dirección y el administrador concursal abordarán las salidas para el futuro de la empresa que podrían pasar por la liquidación o por el visto bueno al convenio y al acuerdo sobre la deuda.

"Cuando una empresa entra en concurso la administración concursal lo que hace es mediar para que negocien el tema de la deuda con los acreedores, si en esa negociación hay acuerdo, hay convenio, se cumple el convenio que se pacte, normalmente consiste en hacer una quita en la deuda y un aplazamiento, si no hay acuerdo la empresa sigue funcionando y cumpliendo el convenio y seguirá con normalidad, si no hubiera convenio con los acreedores entonces sí que entraría en fase de liquidación", han explicado fuentes sindicales.

En el caso de que finalmente se llegara a la liquidación, las mismas fuentes apuntan que "lo normal es que haga un expediente de extinción de contratos para luego los administradores concursales ponerla a la venta". No obstante, llegados a este punto, entienden que "todo puede caber" porque también "puede aparecer una aportación de capital o algún comprador y mantiene la actividad y la plantilla".

Desde los sindicatos comprenden la inquietud de los trabajadores. "Es normal que estén preocupados", señalan, si bien confían en que en la junta de acreedores del día 29 en que se pueda llegar a un acuerdo que garantice el futuro de la empresa y de los empleos.

"Posibilidades sí que hay, sobre todo por una cuestión, normalmente cuando una empresa entra en concurso la mayor parte de la deuda la tiene con los bancos, eso es lo normal, aunque no es una regla fija, y generalmente a los bancos les interesa que siga funcionando la empresa porque así tienen alguna posibilidad de cobrar algo, si la empresa cierra y entra en liquidación el que se come el marrón es el banco, de ahí que normalmente suela haber acuerdo".