Molinaseca instala sensores en contenedores y farolas para mejorar la eficiencia de los servicios públicos

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones (C), junto a varias autoridades locales, durante la visita a los sensores de prueba del proyecto de Territorio Rural Inteligente del municipio de Molinaseca./César Sánchez
El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones (C), junto a varias autoridades locales, durante la visita a los sensores de prueba del proyecto de Territorio Rural Inteligente del municipio de Molinaseca. / César Sánchez

El municipio berciano es una de las 16 villas en las que se implanta el plan piloto Territorio Rural Inteligente

D. ÁLVAREZMolinaseca

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, visitó hoy el municipio berciano de Molinaseca para comprobar el funcionamiento de los sensores instalados en contenedores y farolas de la villa con el objetivo de gestionar estos servicios públicos «con mayor eficiencia y menor consumo de energía». Los sensores forman parte del plan piloto Territorio Rural Inteligente, que cuenta con un presupuesto de 1,2 millones para «llevar la modernidad y las nuevas tecnologías al medio rural», explicó el consejero.

De esa inversión, financiada con fondos Feder, la Junta aporta 750.000 euros para la adquisición de un 'software' diseñado por Telefónica con el que se ofrecerán los servicios centrales de control a las nueve diputaciones provinciales, que serán las encargadas de determinar a qué poblaciones se extiende el proyecto. «Esto es el principio de algo que tiene que ser total», remarcó Suárez-Quiñones, que defendió los «beneficios económicos y ambientales» de esta nueva gestión de los servicios públicos.

En ese sentido, el consejero explicó que los sensores instalados miden parámetros relacionados con servicioes como el alumbrado, la recogida de residuos, el transporte o el agua. «Son herramientas esenciales para el mejor funcionamiento de distintas actividades», recalcó Suárez-Quiñones, que defendió el traslado al ámbito rural del concepto de 'smart city'.

En Molinaseca, el proyecto consistió en la instalación de un sensor en un contenedor de aceite usado, cinco más en otros tantos contenedores de vidrio y seis sensores más en diversas luminarias del municipio. En el total de la Comunidad, se han instalado ya 62 sensores en 16 villas de cinco provincias. Del total, 42 tienen que ver con la recogida de residuos, 11 con el abastecimiento de agua y nueve con el alumbrado.

Con la ayuda de estos sensores se pueden mejorar aspectos como las rutas de recogida de residuos, los patrones de consumo de agua, la detección de fugas o la regulación lumínica en espacios poco transitados. El objetivo final es «ofrecer al ciudadano servicios públicos de calidad de una manera eficiente y sostenible».

Además, el sistema también permitirá la implantación de una tecnología pionera en Europa, conocida como Narrow Band Internet of Things (NB-IoT), que permite conectar diversos dispositivos a través de frecuencias inalámbricas con poco consumo energético. En esta iniciativa también colabora Telefónica, empresa cuyos representantes regionales acompañaron al consejero durante su visita. Asimismo, el alcalde de Molinaseca, Alfonso Arias, y la directora general de Telecomunicaciones, María Victoria Seco, también estuvieron presentes.

Contenido Patrocinado

Fotos