Merayo denuncia la «falta de sensibilidad» del Gobierno con los trabajadores de las auxiliares de Endesa en Compostilla

La alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, durante la protesta de los trabajadores de las auxiliares de Endesa ante el Ayuntamiento de la ciudad. /Carmen Ramos
La alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, durante la protesta de los trabajadores de las auxiliares de Endesa ante el Ayuntamiento de la ciudad. / Carmen Ramos

La alcaldesa de Ponferrada culpa al Ejecutivo central y a la ministra de Transición Energética del cierre de la central de Compostilla

CARMEN RAMOS Ponferrada

La alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, trasladó hoy la «solidaridad» del equipo de gobierno a los trabajadores de las empresas auxiliares de Endesa durante la concentración de protesta que tuvo lugar ante el Ayuntamiento de la ciudad. La primera edil reconoció sentirse «sola» y sin el apoyo de otros partidos políticos en la reivindicación impulsada para lograr un compromiso del Gobierno central y la eléctrica para garantizar el mantenimiento de los empleos.

En este sentido, la primer edil denunció la «falta de sensibilidad» del Gobierno de Pedro Sánchez ante la difícil situación laboral que viven los operarios a los que animó a manifestarse ante la sede de las instituciones gobernadas por los socialistas para exigir soluciones «porque son ellos los que pueden decirle al Gobierno que ayude a estas personas a mantener sus puestos de trabajo». Asimismo, acusó al Ministerio de Industria de permitir el cierre de la central térmica de Compostilla de Cubillos del Sil. «No hay que olvidar que el que cierra Compostilla es el Gobierno socialista y la ministra de Transición Energética», subrayó.

Así las cosas, Merayo lamentó que no exista un plan de viabilidad para los 180 operarios de las empresas auxiliares «a los que lo único que se les ofrece es deslocalizar sus puestos de trabajo», indicó. La alcaldesa considera que el futuro de la comarca «pasa por defender los puestos de trabajo» por lo que animó a los operarios a pedirle responsabilidades de su situación al Gobierno ante la amenaza de despidos.