Maessa confirma el despido colectivo para 46 trabajadores y garantiza 22 empleos en mantenimiento en Compostilla

Trabajadores de las auxiliares de Endesa en Compostilla, en la concentración de este jueves ante la sede de la Junta en León. /
Trabajadores de las auxiliares de Endesa en Compostilla, en la concentración de este jueves ante la sede de la Junta en León.

Plantilla y empresa inician el próximo miércoles día 23 el proceso de negociación que se prolongará durante un mes / La plataforma apela a Endesa para que dé carga de trabajo a las auxiliares para garantizar el empleo

CARMEN RAMOS Ponferrada

La dirección de Maessa, la empresa auxiliar con mayor número de trabajadores que opera en la central de Compostilla II en Cubillos del Sil, confirmó hoy a la plantilla el despido colectivo de 46 trabajadores ante la falta de carga de trabajo por parte de Endesa. Una reunión en la que la compañía anunció que mantendrá en activo a un total de 22 trabajadores para llevar a cabo obras de mantenimiento en la térmica berciana hasta que se consolide el proceso de desmantelamiento de las instalaciones.

«Ha sucedido lo que veníamos anunciando, con nombre y apellidos quedan 22 personas en la central por parte de Maessa y el despido colectivo que habrá que negociar para otros 46 trabajadores», lamentó el presidente de la plataforma de auxiliares, Alonso Roa.

Los trabajadores iniciarán el próximo miércoles 23 de enero las reuniones con la empresa que se prolongarán durante un periodo de un mes para negociar las condiciones del despido «para que sea lo menos traumático posible», indicó Roa. Una situación que podría revertirse para algunos de los despedidos en el caso de que la eléctrica dote de carga de trabajo a la auxiliar. «Si Endesa ofrece carga de trabajo a la compañía se podrá sacar gente de esos 46 despedidos, pero de momento como no hay nada estamos fuera de todo», explicó el representante de la plataforma.

Para las auxiliares «empieza ahora nuestra transición justa, ya que los políticos no nos la dan tenemos que negociarla nosotros con la empresa», apuntó Roa, que reconoce que la confirmación de la decisión de Maessa es «un jarro de agua fría para la plantilla» si bien era algo que se temían ante el silencio de Endesa sobre su futuro muy lejos de ese plan social que reclaman y que la eléctrica únicamente ha firmado únicamente para sus trabajadores.

La plantilla apela 'in extremis' al Gobierno central «porque ofrece una transición justa que no vemos por ningún lado» y también a Endesa «para que dé carga de trabajo a la compañía para que la situación sea lo menos traumática para los trabajadores y poder conseguir algo», señaló Alonso Roa. En este sentido, desde la plataforma insisten en que «esto es una cadena», pendiente eso sí de la decisión de la eléctrica teniendo en cuenta que «si conseguimos trabajo podemos lograr el plan social del Gobierno pero si no estamos fuera de todo».

 

Fotos