Borrar
Una madre denuncia en Toreno la discriminación a su hija discapacitada al quitarle un autobús adaptado

Una madre denuncia en Toreno la discriminación a su hija discapacitada al quitarle un autobús adaptado

Desde hace unos meses, están sufriendo la decisión de la empresa Pelines de sustituir el autobús adaptado que pasaba a las 7.30 por Toreno por uno común

Ana Gago

Ponferrada

Domingo, 21 de enero 2024, 11:26

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Mariana es la madre de Diana, una berciana de 21 años con artrogriposis, una enfermedad que provoca la malformación de sus brazos y de sus piernas. Madre e hija viven en Toreno y denuncian la discriminación que han sufrido por parte del servicio de autobuses que gestiona la Junta de Castilla y León.

«Mi hija está en una silla de ruedas y estudia un módulo en un instituto de Ponferrada para poder ser una mujer independiente en un futuro». Sin embargo, desde hace unos meses, están sufriendo la decisión de la empresa de autobuses de Ponferrada, Pelines, de sustituir el autobús adaptado que pasaba a las 7.30 por Toreno por uno común.

«Diana cogía todas las mañanas ese autobús para ir a Ponferrada y, un día se les rompió la rampa de acceso que facilita que se pueda subir en ese autobús», explica Mariana. Desde ese momento, Pelines decidió sustituir ese autobús por uno sin rampa, provocando que el autobús adaptado pasase a las 9.30 de la mañana por Toreno. «Pelines nos ofrecía esa línea pero de esta forma, mi hija no llega a las dos primeras clases», explica Mariana.

Esta berciana asegura que se ha puesto en contacto con Pelines y su respuesta ha sido «que la Junta les exige pero no les apoya». Además, ella también ha intentado contactar directamente con la Junta de Castilla y León, administración de la que depende este servicio, y afirma que «se pasan la pelota de unos a otros».

«Pedimos independencia para los discapacitados pero sin ayuda»

«Le pedimos independencia a todos los discapacitados pero no se les da ningún tipo de ayuda, y no me refiero a una ayuda económica», señala Mariana que recalca que «tenemos muchas personas discapacitadas en los pueblos».

El propio instituto ha enviado un escrito a la Junta y «no se han molestado ni en contestar», apunta esta madre desesperada que cree que «al final voy a tener que tomar medidas judiciales, alguien tiene que tener una responsabilidad».

Actualmente, «la estoy llevando yo al colegio todos los días en un coche pequeño con una silla adaptada pero yo salgo de trabajar a las 5.00 de la mañana y tengo que llevarla a las 7.00. La llevo con mucho orgullo pero cuando sé que hay otras posibilidades me indigna», explica Mariana, quien siempre ha tenido una furgoneta adaptada para llevarla. «Se le quemó el motor hace unos meses y no puedo comprarme otra y la alternativa de llevarla en un coche pequeño le está creando problemas de espalda».

Diana, por su parte, no entiende que «el autobús tenga la pegatina que certifica que está adaptado para personas con silla de ruedas y luego, hagan esto».

Pelines asegura que están pendientes de este tema

Desde la empresa ponferradina Pelines explican que «hemos estado haciendo un servicio casi exclusivo para esta usuaria por el mismo precio. Queremos adaptarle el horario a lo que necesita esta usuaria. Estamos pendientes de que nos conteste porque ya tenemos el vehículo operativo para este tema porque es casi un servicio a demanda. Por nuestra parte, estamos a colaborar con todo el mundo. Lo llevamos haciendo todo este curso y el anterior».

No obstante, Mariana asegura que «Diana lleva todo el curso sin disponer de este servicio» y que «la única solución que le han dado es coger la línea de las 9.30».

«En áreas interurbanas la normativa no lo exige»

La propia Junta de Castilla y León se ha pronunciado ante esta situación y aseguran que «la normativa exige que los autobuses sean adaptados en áreas urbanas e interurbanas pero no en las metropolitanas».

El propio Jefe del Servicio de Movilidad explica que «por norma, los autobuses interurbanos no están obligados a disponer de una rampa para personas con movilidad reducida aunque la Junta sí se lo podría exigir a la concesionaria».

Desde esta administración afirman que «aquí no ha llegado ninguna queja y si llegase se estudiaría. Si desde el centro escolar avisan de que hay una persona con movilidad reducida, la concesionaria, sí puede, pone a disposición uno de estos vehículos».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios