León suma dos nuevos aviones no tripulados para la prevención de incendios en el Bierzo

Los operarios preparan el RPA para la siguiente salida./Sandra Santos
Los operarios preparan el RPA para la siguiente salida. / Sandra Santos

En lo que va de campaña, se han llevado a cabo 28 vuelos y un total de 130 horas de trabajo que han servido para dar aviso e información de tres conatos en la provincia

I. SANTOSLa Virgen del Camino

La prevención y detección precoz de los incendios en la provincia sigue siendo la máxima prioridad para la Junta de Castilla y León. La Base Aérea de la Virgen del Camino es el punto desde el cual la aeronave no tripulada del ministerio realiza sus vuelos desde el 15 de julio, tras la renovación del acuerdo que tan buenos resultados arrojó en la pasada campaña.

En lo que va de campaña, se han llevado a cabo 28 vuelos, tanto diurnos como nocturnos, teniendo en cuenta que un día a la semana está establecido para no volar. Un total de130 horas de vuelo por las que se ha dado aviso de tres conatos en la provincia durante estas misiones.

En la actualidad cuentan con cuatro aeronaves, aunque esperan recibir dos más en las próximas semanas. Unos aparatos que tiene un sistema de prevención único y cuentan con más puntos fuertes a la hora de detectar los conatos que otros sistemas.

Una unión de fuerzas

Los incendios nos afectan a todos y el Estado pone a disposición de Castilla y León todos los medios de los que dispone para que la prevención sea la pieza fundamental, pero a su vez la extinción tenga los mejores medios. Este caso «es un ejemplo de una coordinación perfecta entre administraciones», ya que el avión pertenece al Ejército de Tierra y la base y los permisos de vuelos son gracias al Ejército del Aire.

El Subdelegado de Gobierno en León, Faustino Sánchez quiso destacar una «simbiosis de las Fuerzas Armadas y ciudadanía» con esta colaboración que ayuda a contribuir a la lucha y prevención de los incendios que «nos afecta a todos».

Desde la Junta han aprovechado la visita para pedir la colaboración ciudadana para la detección de los fuegos y ha valorado la prudencia de la población traducida en un menor número de incendios este año, ya que se deben en un 93 % a causas humanas, ya sea por producirlos de manera intencionada o por una negligencia.

Contenido Patrocinado

Fotos