León, bajo las 'pelusas algodonosas'

Las 'pelusas algodonosas' llenan el aire a lo largo de los últimos días y el fenómeno se extenderá | Se trata de un fenómeno típico entre mayo y junio y estas pelusas blancas que parecen algodón, que muchos confunden con polen, no provocan alergia y son semillas

'Pelusas algodonosas', en un camino del Bierzo./César Sánchez
'Pelusas algodonosas', en un camino del Bierzo. / César Sánchez
LEONOTICIASLeón

El suelo y el aire lleno de 'pelusas algodonosas'. Las imágenes se han multiplicado a lo largo de los últimos días en diferentes puntos de la provincia de León y se extenderán durante semanas.

Las 'pelusas algodonosas' han vuelto y lo hacen llenando el aire con un fenómeno que se hará más visible con el paso de las semanas. Se trata de un fenómeno típico entre mayo y junio y estas pelusas blancas que parecen algodón, que muchos confunden con polen, no provocan alergia y son semillas.

Esta frecuente confusión sobre la alergia ha llevado a que la 'pelusa' sea vista como un 'problema' durante estos meses en los que chopos o álamos son especialmente productivos. El polen se dispersa por el viento, en un proceso denominado anemofilia y cuando llega a las flores femeninas, las fecunda, y comienza a desarrollarse la semilla.

Esa semilla está lista para dispersarse a finales de la primavera, entre mayo y junio. Y en torno a ella se forma esa pelusa con aspecto de algodón, que se denomina vilano, y que sirve para que las semillas también puedan dispersarse por el viento, en un proceso denominado anemocoria. Esto permite a esas semillas llegar más lejos, y así poder colonizar diferentes lugares.

Precisamente cuando los chopos están liberando sus semillas al aire, las gramíneas comienzan su proceso de reproducción, liberando su polen. Y el polen de las gramíneas sí que provoca alergia a mucha gente. Por eso, al coincidir en el tiempo la liberación de semillas de chopos con la liberación de polen de gramíneas, ambos fenómenos suelen ser erróneamente asociados.