Justicia pide la retirada de todos los vestigios franquistas de 19 municipios de la provincia y León capital

Placa del Instituto Nacional de la Vivienda./
Placa del Instituto Nacional de la Vivienda.

Placas, escudos, insignias y otros objetos conmemorativos de figuras y fechas mitificadas por la dictadura dan nombre a calles y plazas de esta veintena de puntos del mapa provincial

M.A. ALFONSO | J.C.León | Madrid

El Ministerio de Justicia, a través de la Dirección General de Memoria Histórica, ha solicidato a una veintena de ayuntamientos de la provincia de León que sean eliminadas en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica -aprobada en 2007 por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero- placas, escudos, insignias y otros objetos conmemorativos de figuras y fechas mitificadas por la dictadura.

En detalle

El aviso ha llegado en forma de carta del director general para la Memoria Histórica, Fernando Martínez López, que solicita certificación sobre «la no existencia de simbología de exaltación en su municipio» y, en caso de que la hubiera, «proceda a dar cumplimiento a la Ley 52/2007, elaborando el catálogo de vestigios municipal, con su inmediata retirada de los escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación de la sublevación militar y represión de la dictadura».

Por comunidades, la que más misivas a Ayuntamientos por vestigios del franquismo ha recibido es Castilla y León, con 259, seguida de Castilla- La Mancha (124). En el otro extremo,Cataluña solo ha recibido seis y País Vasco, ninguna.

Provincia de León

En el caso de la provincia de León el aviso ha sido remitido al Ayuntamiento de León y otros 19 más de la provincia. En todos ellos se insta a cumplir con la Ley de Memoria Histórica procediendo a la retirada de aquellos vestigios que aún encumbran el régimen del dictador Francisco Franco.

En concreto la carta ha sido enviada, además del ya citado en la capital, a los Ayuntamientos de Bembibre, Brazuelo, Castrocontrigo, La Vecilla, Pobladura de Pelayo García, Truchas, Valderrey, Villamandos, Villaselán, Bustillo del Páramo, Laguna de Negrillos, Palacios del Sil, Posada de Valdeón, Toreno, Val de San Lorenzo, Valdevimbre, Villablino, Villafranca del Bierzo y Villamontám de la Valduerna.

En su conjunto las calles franquistas en el callejero son una muestra de las 1.171 calles y plazas españolas repartidas entre más de 656 municipios que todavía ensalzan a figuras, acotecimientos y fechas mitificadas por la dictadura.

Artículo 15.1

Este peculiar callejero franquista no solo incluye placas, también escudos, insignias y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la dictadura. El artículo 15.1 de dicha ley es muy específico al respecto, e insta a «las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, a tomar las medidas oportunas para la retirada». Este punto incluye también «la retirada de subvenciones o ayudas públicas».

El director general recuerda en su misiva que la sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo del 7 de junio de 2013 estableció que «el artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica impone a todas las Administraciones Públicas adoptar las medidas oportunas para que se proceda a la retirada de aquellos monumentos conmemorativos que supongan una exaltación de la Guerra Civil, con el objeto de dar cumplimiento al espíritu de reconciliación y concordia que permitió el alumbramiento de la Constitución de 1978». Aquella sentencia rechazó un recurso contra la retirada de la estatua ecuestre del dictador Franco de la madrileña plaza de San Juan de la Cruz.

El yugo y las flechas

Además de los nombres en las placas, uno de los vestigios que sigue tatuado en metal y cemento en las calles españolas son el yugo y las flechas, símbolos centrales de la iconografía falangista. Se colocaban en la fachada, a la entrada del portal de las viviendas de protección oficial y para funcionarios o militares construidas por el Instituto Nacional de la Vivienda, un organismo dependiente del régimen que levantó miles de casas desde la posguerra hasta finales de los años 60.