Borrar
Daños producidos por las heladas en los frutales del Bierzo en una imagen de archivo. César Sánchez
La Junta sólo subvenciona el 30% del coste de las torres antiheladas

La Junta sólo subvenciona el 30% del coste de las torres antiheladas

Las limitaciones en la convocatoria de la Consejería de Agricultura sólo permitirán colocar cuatro instalaciones en plantaciones de Camponaraya y Carracedelo

Carmen Ramos

Ponferrada

Sábado, 23 de diciembre 2023, 09:12

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Consejería de Agricultura subvencionará con 80.000 euros la instalación de cuatro torres antiheladas en El Bierzo cuyo coste ronda los 240.000 euros, según la resolución de la Junta. Tres de ellas se colocarán en la zona de frutales de Camponaraya y una en Carracedelo gracias a una ayuda que asciende a unos 20.000 euros para cada una, algo menos de la mitad de los cerca de 55.000 euros del coste total de la instalación.

Estas nuevas cuatro torres antiheladas se suman a la docena de las instaladas en este momento en El Bierzo pero que aún se quedan muy cortas para proteger de las inclemencias del tiempo la superficie de 64 hectáreas de frutales de la comarca, teniendo en cuenta que cada una cubre una superficie media de tan solo cuatro hectáreas.

«Solo de pera tenemos ahora mismo tenemos unas 400 hectáreas, a eso hay que sumarle la manzana, osea que obviamente lo que está protegido frente a lo que está sin proteger todavía es un porcentaje pequeñísimo», explicó el director técnico de la Asociación Berciana de Agricultores (ABA), Pablo Linares.

Con ello poco se minimizará el riesgo al que están sometido el campo berciano año tras año, una situación que mantiene en vilo año tras año a los fruticultores que ven como año tras año tienen que dejar a la suerte el futuro de sus cosechas. «El riesgo se mantiene totalmente porque con 64 hectáreas cubiertas con respecto a 800 que tenemos de frutales de pepita no tenemos nada protegido», lamentó Linares.

Reunión con la Junta

Así las cosas, los fruticultores bercianos insisten en reclamar a la Junta que le dé una vuelta a las ayudas a la instalación de sistemas antiheladas atiendan de verdad las necesidades del campo berciano y puedan beneficiar a un mayor número de productores, teniendo en cuenta que «su compromiso es mantener esta ayuda y volver a convocarla».

Por ello solicitarán una reunión con los responsables de la Consejería de Agricultura «para intentar ver si ante la escasa respuesta que ha habido este año con estas únicas cuatro solicitudes realmente se dan cuenta de si se puede reconducir la ayuda para que se establezcan unas condiciones que realmente hagan que la gente las pueda solicitar y podamos intalarlas», apuntaron desde la ABA.

A juicio de la organización de productores bercianos, lo ideal sería que como mínimo el 50% de la superficie de plantaciones de frutales del Bierzo estuviera protegida con sistemas antiheladas «para saber que por lo menos como mínimo la mitad de la producción la puedes tener asegurada y con eso tendríamos unas garantías que nos evitarían problemas en la comercialización y en asegurar también la viabilidad de las explotaciones en los años que pueda haber heladas», aseveró Pablo Linares. «Sería lo ideal llegar a ese 50%», insistió.

Solo cuatro solicitudes

A la convocatoria de este año de la Consejería de Agricultura en la que los agricultores bercianos tenían todas las esperanzas puestas sólo se pudieron presentar cuatro solicitudes para subvencionar otras tantas torres antiheladas debido a las restricciones que en ella se recogían. «Está bien pero es muy escaso respecto a lo que nosotros deseábamos y las previsiones que había», lamentó el técnico de la Asociación Berciana de Agricultores.

Todo ello teniendo en cuenta que respecto a los primeros borradores que hubo de las ayudas proyectadas por la Junta figuraba un plan experimental a tres años con unas subvenciones de mayor importe y sin los condicionantes de limitarlo a solo torres antiheladas para fincas de cuatro hectáreas en una zona de minifundio y que, además, debía ser compartida entre varios agricultores.

«La demanda del sector era mucho más alta de posibilidad de implementar sistemas antihelada pero al final con estos condicionantes han quedado estas cuatro torres únicamente», concluyó Linares.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios