La Junta reanuda las sueltas experimentales de Torymus para controlar a la avispilla del castaño en 12 municipios del Bierzo

Avispilla del castaño./
Avispilla del castaño.

El jueves tendrá lugar una reunión informativa sobre la campaña en Villafranca del Bierzo

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

La Junta reanuda esta primavera los trabajos de suelta experimental del parasitoide Torymus sinensis que comenzaron el año pasado como método de estudio para determinar si este insecto puede usarse como medio biológico de control en la lucha contra la avispilla del castaño. La Consejería de Fomento y Medio Ambiente, en colaboración con la Consejería de Agricultura y la Diputación de León, tiene programadas sueltas en 12 municipios de la comarca del Bierzo: Balboa, Barjas, Borrenes, Carucedo, Corullón, Folgoso de la Ribera, Oencia, Sobrado, Trabadelo, Vega de Espinareda, Vega de Valcarce y Villafranca.

En ese sentido, los cálculos de los responsables de la campaña apuntan a que a lo largo del mes de mayo se llevarán a cabo las distintas suelta, que durarán hasta finales del mismo mes o principios de junio, en función de la climatología y la evolución de los castaños. Además, una campaña informativa destinada a particulares y propietarios les comunicará el estado de los trabajos y las recomendaciones de gestión en los sotos donde se realizan las sueltas del parasitoide.

Por otro lado, este jueves, con el inicio de las sueltas tendrá lugar una reunión bilateral de seguimiento de los trabajos con el Ministerio de Agricultura, entre otras instituciones, que tendrá lugar en la oficina comarcal de Villafranca del Bierzo. Los responsables ministeriales autorizaron el año pasado el uso de esta técnica, aunque por el momento únicamente pueden emplearla técnicos medioambientales de las administraciones públicas.

La Junta permanece adherida al programa de suelta de Torymus, en el que colaboran otras comunidades autónomas como Galicia, Andalucía y Asturias, donde la avispilla del castaño lleva más tiempo presente y donde llevan varios años con sueltas experimentales como método biológico de control. En Castilla y León, la avispilla del castaño está presente desde 2015 en Burgos, en la zona colindante con el País Vasco. Posteriormente apareció en el año 2017 en León, en la zona más cercana a Galicia, y en 2018 se localizaron focos estables de avispilla en Zamora, en la zona colindante con Portugal, y también se interceptaron y destruyeron partidas de planta de castaño con avispilla en la provincia de Ávila.

Este año, la meteorología ha provocado que la aparición de hojas en los castaños se haya adelantado algo respecto a 2018. Cabe recordar que la suelta del parasitoide debe hacerse en el momento en que empiecen a ser visibles las pequeñas agallas que provoca la larva de la avispilla del castaño.