El consejero de Medio Ambiente y el alcalde de Carracedelo, durante su visita a la Feria Agroalimentaria./César Sánchez

El consejero de Medio Ambiente y el alcalde de Carracedelo, durante su visita a la Feria Agroalimentaria. / César Sánchez

La Junta destina 68 millones a un plan de choque para que la industria agroalimentaria afronte el incremento de costes por el conflicto en Ucrania

Suárez-Quiñones inaugura en Carracedelo la XXVI Feria Agroalimentaria y Multisectorial del Bierzo

D.ÁLVAREZ Carracedelo

El consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez-Quiñones, destacó este viernes que la Junta destina un total de 68 millones de euros a la puesta en marcha de un «plan de choque» para que la industria agroalimentaria de la Comunidad afronte el incremento de costes causado por la guerra en Ucrania. Suárez-Quiñones participó en Carracedelo en la inauguración de la XXVI Feria Agroalimentaria y Multisectorial del Bierzo, que retoma su andadura tras dos años de ausencia.

Entre las medidas para impulsar el sector, el consejero destacó las ayudas directas a explotaciones para cubrir costes, que ascendieron a 8,5 millones a finales de 2021 y que cuentan con otros 10 millones en el año en curso. A ellas, se suma el anticipo, a partir del 16 de octubre, de las ayudas correspondientes a la Política Agraria Común (PAC) o la flexibilización de los requisitos relacionados con rotaciones, fitosanitarios y cultivos en barbecho.

Del mismo modo, el consejero subrayó que el sector se beneficia de la «fiscalidad especial y diferenciada» con la que la Junta trata de «bajar impuestos al medio rural». Al respecto, Suárez-Quiñones señaló que la transmisión de explotaciones agrarias prioritarias cuenta con un tipo reducido del 4 por ciento mientras que los arrendamientos agrícolas disfrutarán de una exención total.

En ese sentido, recalcó que el volumen de negocio de la industria agroalimentaria de la Comunidad, valorado en más de 11.300 millones de euros, corresponde a la tercera parte de la industria de Castilla y León y garantizó el apoyo de la Junta de cara al futuro. Según datos de la Consejería, la provincia de León cuenta con más de 2000 empresas agroalimentarias en un sector que da empleo directo a más de 12.000 personas y en el que la comarca del Bierzo representa la «despensa de excelencia».

Al respecto, Suárez-Quiñones valoró el retorno «con más fuerza que nunca» de una Feria Agroalimentaria y Multisectorial del Bierzo que cuenta en esta edición con cerca de 140 expositores, entre los que destaca la presencia de la Denominación de Origen (DO) de los Vinos del Bierzo, que se suma así al resto de las marcas de garantía de la comarca.

Por su parte, el presidente del Consejo Comarcal del Bierzo, Gerardo Álvarez Courel, confió en que este tipo de eventos sirvan para impulsar la «conexión entre el turismo y la agroalimentación», de la mano del potencial gastronómico de los siete sellos de calidad con los que cuenta el territorio de la comarca.

Modernización de regadíos

Durante la inauguración del evento, el alcalde de Carracedelo, Raúl Valcarce, reiteró la «petición unánime» de los regantes del Canal Bajo del Bierzo para impulsar la modernización de esta infraestructura y la mejora de la red secundaria del Canal Alto mediante una subvención a fondo perdido que cubra el 80 por ciento del coste de las obras.

Por su parte, el presidente de la Diputación de León, Eduardo Morán, avanzó que la primera demanda que planteará a los nuevos responsables de la Consejería de Agricultura consistirá en que el Ejecutivo autonómico declare la propuesta como prioritaria, para que así la atienda el Gobierno. «Lo único que necesitamos es que la Junta dé ese paso, para que esté en el primer lugar de la lista y no en el noveno», señaló Morán, que aseguró contar con el compromiso de los responsables de la Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias (Seiasa) para la puesta en marcha de los trabajos.

Al respecto, el consejero de Medio Ambiente señaló que, una vez aprobado el plan técnico de las obras, valorado en 57 millones, el proyecto se encuentra actualmente en el trámite de evaluación ambiental. Cuando este trámite finalice, la Junta declarará el proyecto«de interés público y de urgente ejecución». «No tiene marcha atrás», apuntó Suárez-Quiñones, que recordó que la modernización permitirá duplicar la superficie de regadío en la comarca.