Cantera de Catisa vista desde Las Médulas.

La Junta destina 1,45 millones a Somacyl para restaurar la cantera 'Peña de Rego' en Carucedo

La explotación de caliza era propiedad de la empresa Catisa, cuyo consejero delegado, José Luis Martínez Parra, fue condenado a 4 años de cárcel por delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

El Consejo de Gobierno ha autorizado a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente a conceder una aportación de 3.150.000 euros a la sociedad pública Somacyl para financiar cuatro a ctuaciones medioambientales y de infraestructuras en la provincia de León. Entre ellas, la restauración de la explotación de calizas 'Peña del Rego' en Carucedo, cantera que había sido propiedad de la empresa Catisa y cuyo impacto visual en la zona era y sigue siendo muy perceptible desde el mirador de Orellán de Las Médulas, paraje Patrimonio de la Humanidad.

Con fecha 6 de septiembre de 2017, la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en León dictó una resolución por la que se declaraba el incumplimiento de la mercantil Catisa, de la obligación de realizar las labores de restauración de la explotación minera caliza denominada 'Peña el Rego nº 83', a efectos de lo establecido en el Decreto 329/1991, de 14 de noviembre, sobre restauración de Espacios Naturales afectados por actividades mineras.

Desde entonces, se han instruido los expedientes de caducidad e incautación de garantías, y ahora es preciso acometer de forma urgente el proyecto de restauración, que incluye demoliciones, gestión de residuos, movimiento de tierras, restauración vegetal y drenajes. La Junta prevé una inversión para esta actuación de 1.450.000 euros.

Martínez Parra, condenado por la explotación de la cantera

El empresario berciano José Luis Martínez Parra, consejero delegado de Catisa, fue condenado en el año 2015 por la Audiencia Provincial de León por delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente, en concreto explotó durante más de diez años esta cantera, provocando la alteración del paisaje del Espacio Natural de Las Médulas, y realizando vertidos a un arroyo y un embalse cercanos.

La condena de 4 años de cárcel y el pago de 475.000 euros a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León para actuaciones de restauración fueron ratificados por el Tribunal Supremo en 2016.