Desmantelamiento de la central de Compostilla II en Cubillos del Sil. / E. Jiménez

La Junta desestima el expediente para la declaración BIC de las torres de refrigeración y chimeneas de Compostilla II

Los estudios preliminares cifran en más de 20 millones el coste de reparación y mantenimiento de estos elementos singulares

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

La Consejería de Cultura, Turismo y Deporte anunció este viernes la desestimación del expediente de declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) de las dos torres de refrigeración y chimeneas de la central térmica de Compostilla II. La decisión se toma tras conocer el último informe remitido por los expertos a la Dirección General de Patrimonio Cultural, que cifra en más de 20 millones de euros el coste de los trabajos de reparación para asegurar la viabilidad y seguridad de estos elementos y su mantenimiento a 25 años vista.

Según detallaron fuentes del Ejecutivo autonómico, esta misma semana los responsables del expediente recibieron el informe preliminar del estudio de estabilidad estructural elaborado por dos empresas dedicadas a la ingeniería civil. En su apartado final, el informe cuantifica los gastos necesarios para mantener en pie los elementos singulares y concluye que ascienden a más de 8,6 millones.

A esta cantidad, habría que sumar el coste del mantenimiento de las instalaciones durante los próximos 25 años, que supera los 11,6 millones, según las previsiones, así como los costes de reparación y mantenimiento de las dos chimeneas que no han entrado en el estudio y la futura indemnización a Endesa por las pérdidas generadas en derechos ya adquiridos al no poder valorizar los materiales provenientes de una demolición no ejecutada y el incumplimiento de los contratos formalizados con las empresas encargadas de dicha demolición.

En ese sentido, los responsables de Cultura lamentan que los «elevadísimos importes de gasto» que vendrían aparejados a la declaración BIC de las dos torres de refrigeración y las chimeneas son contrarios a «los principios de racionalidad, eficacia y eficiencia en la asignación y utilización de los recursos públicos». «La Junta sigue trabajando en contribuir a la soberanía energética de España mediante la búsqueda de nuevas formas y fuentes de explotación», concluye el comunicado.