Arsenio Terrón, director de Ciuden, durante una entrevista con leonoticias en el Museo de la Energía. / Irene de Celis

Entrevista al director de Ciuden

«Es imposible sustituir la capacidad de generar empleo del carbón por otras empresas similares»

El director de Ciuden, Arsernio Terrón, analiza el avance en la transición ecológica que ha experimentado la provincia y la coyuntura social y política que se está viviendo | «Las cuencas ya pagaron 100 años nuestro nivel energético; ahora tenemos que dinamizarlas», insiste el profesor titular de la Universidad de León

Rubén Fariñas
RUBÉN FARIÑAS Ponferrada

Llegó al cargo en 2018 con el objetivo de dar un nuevo impulso a la palanca que debía reactivar las zonas mineras de la provincia tras la desaparición de la minería. Cuatro años después, la Fundación Ciudad de la Energía busca devolver a las cuencas todo lo que éstas aportaron al país durante un siglo.

Arsenio Terrón (Lillo del Bierzo), director de Ciuden, confía en la hoja de ruta marcada por la Agenda 2030 y el camino hacia una reducción casi absoluta de las emisiones de CO2 en Europa. Todo ello compaginado con facilitar proyectos de reconversión industrial para León.

La primera pregunta es muy directa: ¿Qué es exactamente Ciuden?

Es una fundación del sector publico, Fundación Ciudad de la Energía, que forma parte del Ministerio para la Transición Ecológica, en la Secretaría de Estado de la Energía, y a través del Instituto de la Transición Justa. Los objetivos fundamentales son la reactivación económica, social y cultural de los territorios afectados por la transición ecológica.

¿Y qué proyectos, de esos objetivos fundamentales, se están cocinando actualmente para la provincia?

Ciuden, en la modificación de sus últimos estatutos, cambió de provincial a nacional y los proyectos en los que estamos ahora inmersos tienen una penetración en todo el territorio nacional. Dos fundamentales, como validar proyectos de generación de hidrógeno verde mediante fuentes de energía renovables, fotovoltaicas; y almacenamiento energético para desestacionalizar la dependencia como país de energías exógenas, y ser capaces de modular el consumo de acuerdo a producciones de energías renovables en el que España es importante.

La descarbonización

«El futuro de la energía tiene que pasar por las fuentes renovables y no por combustibles fósiles»

Arsenio Terrón

Director de Ciuden

La realidad es que si preguntas en la calle, la gente no sabe qué es Ciuden. Tiene decenas de trabajadores y no se sabe qué es ni qué hace.

Será un error de comunicación. Es más fácil de explicar en Austria que en Astorga. Es esa estructura del Estado con una vocación para la captura, almacenamiento y transporte del CO2 cuando las centrales estaban en funcionamiento. Como han dejado de funcionar, hemos tenido que reinventarnos. España, en particular, ha apostado por esa transición energética y de algún modo tratar de dejar de depender de fuentes exógenas en las que España es carente y poder utilizar renovables. Y León es buen ejemplo, con una cantidad de horas de sol muy alta, fuerza de vientos importante y capacidad hidráulica no desdeñable. Tenemos la obligación -Ciuden- de aportar al territorio la validación de proyectos, como institución pública, hasta un nivel precomercial. Luego será la empresa privada la que lo ponga en marcha y la que cumpla con generar empleo, dinamizar la economía, los territorios de municipios de transición justa, que son 190 en España, que se han visto privados de la fuente de riqueza que teníamos. Ellos ya pagaron durante 100 años contribuyendo al nivel energético nacional y ahora debe ser el resto del territorio los que tenemos que ser capaces de dinamizar esos territorios.

Zonas como El Bierzo se sienten decepcionadas con lo que se esperaba que fuera Ciuden y lo que está resultando. Ahora parece que desde el Gobierno se quiere relanzar, pero se sigue sin ver sobre el terreno.

Si existe esa decepción, viene por una falta de entendimiento de lo que es Ciuden. No es sobre lo que pivota la economía del territorio, sino un instrumento para que otros agentes, apoyadas por iniciativas nuestras y de otros agentes de la administración pública, vengan y encuentren aquí acomodo para poner en marcha iniciativas ligadas al nuevo modelo de generación de energía que tiene que ir acorde a los parámetros que España y Europa consideran debe hacerse ahora con los objetivos 2030.

¿Y qué fondos son los que gestiona Ciuden al año para acercar esos proyectos y que lleguen a ver la luz?

Los ingresos ligados al funcionamiento ordinario rondan, para 2022, los 6,5 millones de euros. Luego gestionamos fondos no para nosotros, sino para revertir. Tenemos la gestión de 7 millones de ayuda, adjudicados 5,5, para municipios en los que han dejado de funcionar las térmicas de carbón, y hablamos de todos los municipios de España. También hay proyectos ya en marcha y vamos derivando fondos a medida que esos proyectos avanzan. De manera muy reciente hemos puesto en marcha un proyecto para dinamizar la cultura con otro montante y una primera edición para continuarlo. Queremos llegar a estos municipios; tenemos que darles lo que nos dieron durante 100 años, a través del mundo de la cultura, ligado con nuevas generaciones. La gente joven con cualquier iniciativa de inspección territorial debe llegar a esos fondos. Hay otra línea, a través de fondos Next Generation, de 30 millones de euros para 2022-23, y poner en marcha esas dos grandes iniciativas: generar hidrógeno verde a través a de fuentes de energía renovables, aprovechando excedentes o el precio de energía muy baja. Con las líneas de evacuación del gas que llega a nuestras ciudades y transportarlos o utilizarlos par que cuando exista necesidad generar de nuevo energía y consumirá buena parte del presupuesto; También transportarlo y generar almacenamiento; estamos desacompasados en cuanto a renovables se refiere. Hay líneas de aerogeneradores que generan energía si hay aire, pero otras veces no existe. O las placas solares, a partir de las 8 decae su producción. Sin embargo, se sigue demandando energía ¿y qué hacemos ahí? Tratar de tirar de sistemas de almacenamiento. Esos sistemas no están bien perfilados y tenemos que conseguir el almacenamiento y optaremos por una línea de financiación de acuerdo a la capacidad de las instalaciones y ponerlo al servicio del sector privado para que las pongan en marcha.

La deuda

«Las cuencas ya pagaron 100 años nuestro nivel energético; ahora tenemos que dinamizarlas. Los pueblos tienen que ver la transición justa y eso va más despacio de lo que quisiéramos».

Arsenio TERRÓN

Director de Ciuden

La térmica de La Robla es la que cuenta con una idea de proyecto de creación de hidrógeno verde en los terrenos que queden tras su desmantelamiento.

Es una iniciativa privada, con Enagas, de la mano de Naturgy, y son proyectos que desde que se hace la preingeniería hasta que se ponen en marcha tienen un proceso lento. Están dando pasos oportunos para ponerlos en marcha, tras el desmantelamiento de la térmica. Primero hay que quitar lo que había. Hay mucho trabajo previo antes de poner en el terreno las instalaciones necesarias. Siendo un proyecto muy ambicioso, cuento con que tenga el apoyo financiero.

Debido a la guerra de Ucrania y las amenazas de Rusia con cortar el gas a Europa, en algunos países se habla ya de mantener las térmicas o reactivarlas. ¿Qué opina sobre esto?

Estoy en absoluto desacuerdo. Es una decisión consensuada entre países. Hay algunos que mantienen consumo de carbón, como Alemania o Polonia, pero también es cierto que, a pesar de comentarios poco críticos, el precio de la energía no va ligada a la existencia de esas centrales de carbón. España sin centrales tiene un precio, Alemania lo tiene superior. La guerra de Ucrania distorsiona las iniciativas europeas de transición energética, pero apuesto porque España haya apostado por descarbonizar y vamos a seguir en ese sentido porque ya no seria posible encender la mayoría de centrales. Son unos compromisos que hay que cumplir; el futuro de la energía tiene que pasar por las vías de fuentes renovables y no por combustibles fósiles. El carbón está ahí, no desaparece y tiene muchísimas utilidades más allá de quemarlo. Quemar algo es lo último que se debe hacer, es lo último porque desaparece como recurso y se puede dedicar a otros fines.

¿Y qué opina sobre la energía nuclear y su rendimiento? En la Unión Europea ya no se ve con malos ojos la instalación de nuevos reactores.

No corresponde a Ciuden valorar esto, tiene que ser el consejo de ministros o el responsable ministerial. Es una apuesta por la que España no ha apostado, salvo Francia que sí está dispuesta. Así como Alemania tiene centrales y el precio de la energía es más alto, ellos tienen nucleares y también les cuesta más. No está ahí nuestro futuro y, en todo caso, no sería solución a corto plazo, nos llevaría años. Sería complicado y tendría que haberse tomado ya la decisión y tardaría hasta ocho años en ver el reflejo en el mercado.

Transición ecológica

«El planeta va a resistir mucho mejor; los que corremos peligro somos nosotros como especie»

ARSENIO TERRÓN

Director de Ciuden

¿Está siendo la transición justa, justa de verdad con la provincia de León?

Se están dando pasos para que sea justa, pero para que lo sea, los pueblos tienen que ver el reflejo y eso va más despacio de lo que quisieran los habitantes de esos pueblos, o yo como director de Ciuden.

¿Y qué se puede hacer en todas esas zonas como Compostilla, Páramo del Sil, Laciana, La Robla...?

En Compostilla se hizo un concurso internacional de proyectos para instalarse en esas instalaciones. Compostilla es muy importante y lo que se ha hecho es seleccionar una serie de proyectos que, de forma más o menos rápida, se pongan en marcha y generan puestos de trabajo y dinamice la economía. Teniendo claro que debemos tener en cuenta que la capacidad de generar empleo que generaban el carbón y energía eléctrica es casi imposible que sea sustituido por otras empresas similares. Habrá que diversificar mucho, El Bierzo o Laciana, por sus recursos endógenos, y explotar lo que tienen y dinamizar iniciativas en campos muy diversos.

¿De la térmica cultural y ese proyecto de bosque carbonífero que se puede esperar?

Se puede esperar casi todo. Es un espacio que está habilitado y estamos reordenando el entorno y urbanizándolo. Ese espacio pueden ser de uso tan diverso que genere iniciativas de carácter cultural, social, congresual o ferias que pondría al servicio del territorio, y no me refiero a la comarca, sino a toda la comunidad, de unos espacios que nadie más dispone. La idea era un bosque del carbonífero que hemos reconvertido, el fuego verde lo llamamos, una recreación de lo que fue la vegetación en estos territorios hace 70 millones de años y ahora lo recreamos. A través de la energía del sol, de la fotosíntesis, generar nueva vida. Algunos árboles ya tienen 10 metros, y es algo que nadie más puede ofrecer en Europa. Quien quiera conocerlo, tendrá que venir a Ponferrada. Eso es lo que nosotros, en diciembre o enero, tendremos la puerta abierta.

Reactivación turística

«Hay un proyecto que me gustaría sacar adelante: generar un discurso cultural que unirá todo el patrimonio industrial minero, desde el este de Palencia hasta El Bierzo, y obligar al visitante a recorrer estos 200 kilómetros»

ARSENIO TERRÓN

Director de Ciuden

Y este museo es la joya de la corona. El Museo de la Energía – La Fábrica de Luz.

Hemos dado los pasos oportunos para la declaración de BIC. Es algo relevante. Esto es una central térmica, no es algo creado para explicar ese proceso de transformación de carbón en energía, esto se construyó hace 102 años para que una empresa privada como la Minerosiderúrgica de Ponferrada, explotando las minas de Laciana, con un ferrocarril ex-proceso para su transporte, se transformara en energía que necesitaba la empresa para explotar su propio carbón. Aquí se ha puesto en bonito unas instalaciones vandalizadas y que ha conseguido premios europeos a la restauración y si se ha conseguid aquí, se podrá hacer en otro sitio. Y hay un proyecto que me gustaría sacar adelante: generar un discurso cultural que unirá todo el patrimonio industrial minero, desde el este de Palencia hasta El Bierzo, y obligar al visitante a recorrer estos 200 kilómetros donde se encontraban restos muy diferentes del patrimonio: una central térmica, una boca mina, un caballete...y tener ese discurso para obligar al visitante a moverse haciendo paradas para conocer las opciones.

¿Por qué tiene España que seguir apostando por las energías renovables?

No hay otro camino. El planeta nos ha enviado signos inequívocos de que tiene una capacidad de aguante no muy lejos de superar. El calentamiento global es innegable, solo un necio puede cuestionar, y hay que descarbonizar la industria de todo el mundo. Algunos países vamos más rápidos por filosofía o por tecnología, pero todos tenemos que entrar por esa transformación de sistemas energéticos y movilidad, como la transformación del parque móvil. En el año 27 se marca el primer hito; el 2030 más fuerte; y el 2050 supondrá que España y Europa hayan reducido el 90% de las emisiones de CO2, con respecto a 2015. Hay que aminorar el impacto para acompasar las necesidades al planeta. El planeta va a resistir mucho mejor que nosotros, los que corremos peligro somos nosotros como especie; el planeta seguirá aquí y nosotros, seguramente, dentro de cinco millones de años no.