Uno de los puestos de la VII edición de la Feria de la Calabaza en la localidad leonesa de Igueña./

Uno de los puestos de la VII edición de la Feria de la Calabaza en la localidad leonesa de Igueña.

En Igueña, calabazas al sol

En la séptima edición de la Feria de la Calabaza este pueblo berciano ha disfrutado con la presencia de multitud de participantes y de visitantes | El ganador de la pieza más grande resulto ser Navalosa de Ávila con un ejemplar de 172 kilos

Santiago Fernández
SANTIAGO FERNÁNDEZ

Igueña es el pueblo de la provincia de León donde mejor calabazas dan. En la séptima edición de la Feria de la Calabaza se ha palpado el éxito de un evento que cada vez gana más peso. Y no solo por el ejemplar ganador que pasó de los 720 kilogramos sino por el número de puestos y visitantes que acudieron a su cita.

Con el tiempo acompañando, fueron muchos los turistas que se acercaron a este pueblo leonés a que le dieran calabazas. Agricultores, artesanos, restauradores y reposteros llenaron el pueblo con sus puestos.

La variedad y la cantidad de calabazas inundaba un pueblo que se vestía para la ocasión. Calles llenas de estas piezas otorgaban un color anaranjado propicio para sacar una buena fotografía.

Ganadores

Un gran número de participantes ponía el nivel alto a una prueba que en la categoría de la pieza más grande resultó ganador Navalosa de Ávila con un ejemplar de 172 kilos.

A nivel local, Privero fue obsequiado por lograr cultivar en estas tierras de El Bierzo un cucurbitáceo de más de 100 kilos. Las calabazas de formas dispares y con elegancia también recibieron su premio.

Día de fiesta

Igueña vivió un día de fiesta en el que no faltaron el tradicional magosto, queimada y la música en directo a cargo de Miguel Ángel.

Esta localidad berciana sabe dar calabazas gracias a una feria que cada año adquiere peso.