Daños provocados por las heladas en los cerezos del Bierzo. / César Sánchez

Las heladas ponen en jaque al campo berciano que asume con «desasosiego» daños en cereza, pera y manzana

Exigen implicación «real» de la Consejería de Agricultura de la Junta de Castilla y León para habilitar una línea de ayudas que permita implantar sistemas antihelada en las plantaciones de frutales de la comarca

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

«Incertidumbre y desasosiego» en el campo berciano. Las fuertes heladas de los últimos días, especialmente la de la última madrugada, deja en una situación «muy complicada» las plantaciones de frutales de la comarca, especialmente para la cereza, según reconoce el director técnico de los sellos de calidad de la comarca, Pablo Linares. «Han sido heladas muy fuertes tres días seguidos, pero sobre todo la de este lunes, y hay previsión de que esta noche vuelva a helar y mañana también», indicó,

Linares asegura que hasta el momento no se puede hacer una valoración concreta de los daños ocasionados por la intensidad de las heladas, que en algunos puntos de la comarca bajó el mercurio hasta los cinco grados bajo cero. «Hasta que en un par o tres de semanas no veamos cuánta flor ha quedado no podremos valorar», señaló.

A la espera de ve qué ocurre en las dos próximas noches de previsión de heladas, los productores aguardan con expectación la incidencia de las bajas temperaturas en los cultivos de fruta del Bierzo. No obstante, el director técnico de los sellos de calidad de la comarca reconoce que los daños han afectado ya especialmente a la cereza que estaba «en plena floración» aunque también se harán extensivos a la pera, «que ya estaba entrando en floración», y en menor medida a la manzana, «con muy poca flor abierta todavía», reseñó Linares.

«Tendremos que ir viéndolo porque es muy difícil ahora mismo evaluar porque todo depende de la fase en la que está el árbol, pero daño va a haber seguro», apuntó el técnico, que insiste en conocer «cómo ese daño repercute en la cantidad de producción que haya, si quita poca o quita mucha».

Necesidad de sistemas antiheladas

A la vista de una situación que desgraciadamente se repite de nuevo en otra campaña, el campo berciano clama una vez más a la Consejería de Agricultura de la Junta de Castilla y León sobre la necesidad de que habilite una línea de ayudas que permitan la implantación de sistemas antiheladas. «En pleno siglo XXI con las herramientas de las que dispone el campo para poder aminorar el efecto de las heladas, no es de recibo que si queremos tener un sector agrícola fuerte en la comarca sigamos así», lamentó Pablo Linares.

Es por ello que los productores exigen «una implicación real de las administraciones» dado que son inversiones de una cuantía muy elevada que a los agricultores les cuesta hacer frente pero que están dispuestos a cofinanciar su implantación. «Hay que entender que nuestra comarca, por el minifundismo, esa implementación de los sistemas antihelada es mucho mayor porcentualmente que cualquier otra zona en la que tienen grandes superficies en una pieza», subrayó el director técnico de los sellos de calidad del Bierzo.

Los agricultores entienden que ya «es momento de dar ese paso adelante» y resalmente poner en marcha una línea de ayudas exclusiva par implantar sistemas antiheladas en El Bierzo. «Si realmente apostamo por el sector agroalimentarios, si realmente creemos que es un motor económico del Bierzo, es una alternativa al presente y al futuro de la comarca algo hay que hacer más allá de los discursos y de los elogios cuando se viene a algún acto. Ya toca», concluyó Linares.