El Gobierno permite a los vehículos de transportes especiales circular gratis por la AP-9 y AP-53 por el derrumbe del viaducto del Castro.

El Gobierno permite a los vehículos de transportes especiales circular gratis por las autopistas gallegas AP-9 y AP-53

La medida de que los vehículos de transportes especiales puedan circular gratis por la AP-9 y la AP-53 es temporal | Es consecuencia del derrumbe del viaducto del Castro en la autovía A-6

ICAL Ponferrada

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) permite, desde hoy, circular gratis por las autopistas gallegas AP-9 y AP-53 a los vehículos de transportes especiales de mercancías en horario nocturno. La medida temporal es consecuencia del derrumbe de dos vanos en el viaducto del Castro, en el trazado de la autovía A-6 a su paso por el municipio berciano de Vega de Valcarce, y estará vigente hasta que se habilite un itinerario alternativo a la travesía de Pedrafita do Cebreiro o, como máximo, hasta el 31 de diciembre de 2022, informaron fuentes del Ejecutivo.

Vehículos de transportes especiales

De este modo, los vehículos de dimensiones superiores a los 26 metros de longitud y tres metros de ancho podrán utilizar la AP-53, en sentido Santiago de Compostela, y la Autopista del Atlántico, en el tramo entre Santiago y Ferrol, entre las 22 y las 6 horas sin abonar los correspondientes peajes. La medida se toma en aplicación del artículo 38 de la Ley de Carreteras (Ley 37/2015) que permite al Mitma imponer limitaciones temporales a la circulación en ciertos tramos de carreteras y acordar temporalmente el desvío de tráfico por una autopista explotada en régimen de concesión. El Ministerio compensará a los concesionarios el descenso de los ingresos.

Cabe recordar que el colapso en el viaducto del Castro obliga a cerrar la calzada en sentido Madrid de un tramo de la autovía A-6 y a desviar el tráfico por la antigua carretera N-VI. El desvío por esta carretera incluye la travesía de la localidad de Pedrafita do Cebreiro, con unas características que imposibilitan la circulación de vehículos de transportes especiales de ciertas dimensiones.

Además, el itinerario de la N-VI incluye fuertes pendientes y podría presentar una importante problemática de vialidad invernal, por lo que cualquier incidente de estos vehículos especiales podría llegar a ocasionar el corte total del tráfico entre Galicia y la meseta. El Ministerio y las comunidades autónomas implicadas están trabajando en una solución que permita, antes de final de año, el paso de los transportes especiales por un itinerario alternativo de proximidad, mediante una conexión entre la carretera N-VI y la autovía A-6 que evite esta travesía.