El Gobierno aprueba la protección de la 'vulnerable' lagartija leonesa

El catálogo de especies amenazadas en España incluye 27 nuevas entre las que hay siete especies de coral, la tortuga marina olivácea, el zifio de Cuvier o la citada lagartija leonesa

Imagen de una lagartija leonesa.
LEONOTICIASLeón

El Gobierno ha decidido incluir en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial a la lagartija leonesa (Iberolacerta galani).

La decisión se ha tomado este miércoles al considerar que esta especie animal se encuentra en serio peligro, por lo que queda incluida dentro del capítulo de 'vulnerables'.

El origen de esta especie de vertebrado se remonta a hace 8,7 millones de años y entre sus características se encuentra ser de talla grande, longitud notable (hasta 84,42 mm) y con patas anteriores y posteriores más cortas que otras especies

La 'lagartija leonesa' se localiza en la zona de La Cabrera y en algunas zonas del Bierzo, siempre en zonas rocosas y su reproducción se centra en los meses más calurosos, julio y agosto, con nidos de hasta ocho huevos.

En la actualidad no existe un censo exacto de la especie pero el avance de las zonas urbanas y el turismo la ha diezmado, según el Ejecutivo, por lo que es necesaria su protección.

Si el deterioro de la especie prosigue el próximo paso será incluirla en el catálogo de especies amenazadas. Los Ecologistas inciden en la necesidad de no alterar su hábitat para favorecer su conservación.

Otras especies

Ha sido este miércoles cuando el Gobierno ha decidido incluir en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial todas las poblaciones del lobo ibérico existentes en España al sur del Duero, con el fin de «dar cumplimiento a lo dispuesto en la Directiva de Hábitats de la Unión Europea».

Según ha informado el Ministerio de Transición Ecológica, en la Directiva Hábitats las poblaciones españolas de lobo se hallan incluidas en dos anexos, con dos regímenes de protección distintos, debido a su diferente estado de conservación: las situadas al norte del Duero en el anejo V (especies que pueden ser objeto de gestión); y las situadas al sur del Duero (Extremadura, Andalucía, Madrid, Castilla y León y Castilla-La Mancha), en el anejo IV (estrictamente protegidas).

Hasta la fecha solo las poblaciones del lobo al sur del río Duero de Extremadura, Andalucía y Castilla-La Mancha se hallaban incluidas en el listado. Con la aprobación de esta orden ministerial, que se ha publicado este miércoles 5 de junio en el BOE, todo el rango de distribución de la especie al sur del río Duero goza ya de protección especial.

Según el último censo del lobo en España, que data de 2014, había alrededor de 300 manadas de lobos, lo que supone entre 2.000 y 2.500 lobos, distribuidos fundamentalmente por el norte del Duero, mientras que al sur se estimaron en 30 manadas.

El Ministerio de Transición Ecológica recuerda que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación dispone de un Plan de Seguros Agrarios que cubre las indemnizaciones por daños causados para aquellos ganaderos que hayan suscrito las correspondientes pólizas.

Aumento de ataques

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) asegura que la medida ha caído como un «jarro de agua fría» entre los ganaderos y ganaderas españoles, en especial en las zonas de Castilla y León, Guadalajara y Madrid que, según subrayan, «más están sufriendo el aumento de los ataques de lobo a la ganadería».

La organización asegura que las estadísticas oficiales recogen un notable incremento de ataques de lobo en los últimos cinco años al sur del río Duero algo que, según denuncian, ha sido ignorado por el Ministerio de Transición Ecológica. Además, consideran «insuficiente e ineficaz» el Plan de Seguros Agrarios. Por ello, han pedido a ambos ministerios que reconsideren esta medida y que convoquen de forma urgente una mesa sobre la problemática que causa la fauna salvaje a la ganadería y la agricultura. «Ignorando la realidad y sin tener en cuenta todas las vertientes del problema no se resolverá nunca esta situación», han señalado.

Especies amenazadas

La Orden Ministerial por la que se modifica el anexo del Real Decreto que desarrolla el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y el Catálogo Español de Especies Amenazadas ha incluido 27 especies de fauna y flora amenazadas en España.

Entre estas nuevas 27 especies hay terrestres y marinas. En relación a las especies marinas, se incluyen en el Listado las poblaciones mediterráneas de la esponja negra, de siete especies de coral (el negro, el negro ramificado, negro anaranjado, negro mediterráneo, coral blanco duro y frágil y el coralito débil), dos de gorgonias (la abanico y la candelabro) y la madrépora mediterránea».

También se incluye en el listado la tortuga marina olivácea, especie presente en las Islas Canarias y también citada en el Mediterráneo; la pardela cenicienta atlántica, ahora también en el Mediterráneo, y la población mediterránea del charrán bengalí.

Por su parte y siguiendo con las especies marinas, se incluye en el catálogo «en peligro de extinción», la nacra común, y en la categoría «vulnerable», las poblaciones canarias de tres especies de algas marinas (el mujo amarillo, rojo y negro), este último endémico de estas islas. También se incluyen tres especies de tiburones: el angelote, el pez ángel y el angelote espinoso, todos ellos «en peligro de extinción».

El catálogo incluye en la categoría «vulnerable», el zifio de Cuvier, una especie de ballenato adaptado a vivir en grandes profundidades que ha sufrido una importante reducción poblacional en los últimos años, por lo que se hace necesario incrementar su protección.

En cuanto a las especies terrestres, se incluye en el Catálogo «en peligro de extinción» la mariposa azufrada ibérica, una rara mariposa exclusiva de España localizada únicamente en dos poblaciones pequeñas y aisladas (Los Monegros, Aragón y la Hoya de Baza, Andalucía); y la lagartija batueca, uno de los reptiles continentales más raros de Europa, de la cual se estima que no sobreviven más de 1.500 individuos y únicamente en Las Batuecas y la Peña de Francia (Salamanca-Cáceres). También se incluye en el Catálogo, pero en la categoría «vulnerable», la lagartija leonesa.

En el grupo de los mamíferos, se incluye en el Catálogo en la categoría «vulnerable» el topillo de Cabrera, un roedor exclusivo de la Península Ibérica, que vive en prados bajos de hierbas y juncos, un tipo de hábitat en fuerte regresión por el aumento de la intensificación de la agricultura y la frecuente ubicación de infraestructuras.