El consejero de Agricultura se reunió en Carracedelo con los agentes afectados. / César Sánchez

Gerardo Dueñas lamenta que el Gobierno no considere prioritaria la modernización del regadío del Canal Bajo de El Bierzo

El consejero se reúne con los afectados por el proceso de concentración parcelaria

E.F.G. Ponferrada

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural. Gerardo Dueñas, lamentó que el Gobierno, a través de los Presupuestos Generales del Estado, no dé prioridad a la modernización del regadío del Canal Bajo de El Bierzo. Así lo señaló durante su visita a Carracedelo para reunirse con regantes, alcaldes de ayuntamientos afectados por la concentración parcelaria y con la Asociación Berciana de Agricultores.

«La Consejería dispone de todo para intentar conseguir el Plan de Modernización del Regadío del Canal Bajo del Bierzo y hacer las dos obras paralelamente. Llevamos bastante tiempo insistiendo al Ministerio de Transición Ecológica y al Seiasa (Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias) en la necesidad de la ejecución de esta obra y estamos pendientes y nos preocupa que en el borrador de Presupuestos del año que viene no figure el Canal Bajo como una de las actuaciones prioritarias», explicó.

Dueñas apuntó que la Junta seguirá demandando al Ministerio «que sea prioritario, ya que nosotros al menos todo el esfuerzo técnico y económico de la Consejería está disponible para empezar a trabajar de manera conjunta en reconcentración y regadío desde el minuto uno» y recordó que esa intervención permitiría, par una superficie de2.662 hectáreas, lograr una mayor eficiencia energética, ahorro de agua, mejorar los cultivos y favorecer que haya más tejido económico en la zona.

En el encuentro, Dueñas abordó los pasos que se dan en el proceso de concentración parcelaria y detalló que tras la declaración de utilidad pública para iniciar el resto de trabajos el Itacyl, (Instituto Tecnológica Agrario de Castilla y León) se encargará de lo que atañe a la localización de los propietarios para hacer las bases provisionales, que se remitirán a principios del año que viene a los propietarios para que hagan las alegaciones pertinentes «y a partir de ese momento intentar diseñar las bases definitivas y empezar a trabajar ya en la reconcentración».