La Fundación Santa Bárbara impulsa la investigación de la energía geotérmica en el Bierzo con el nuevo centro demostrador de generación

El director general de Energía y Minas y del Ente Regional de la Energía (Eren), Ricardo González Mantero (D), durante la inauguración del centro demostrador para la generación de energía geotérmica de la Fundación Santa Bárbara en Folgoso de la Ribera. /César Sánchez
El director general de Energía y Minas y del Ente Regional de la Energía (Eren), Ricardo González Mantero (D), durante la inauguración del centro demostrador para la generación de energía geotérmica de la Fundación Santa Bárbara en Folgoso de la Ribera. / César Sánchez

Fabricantes e instaladores podrán probar sus equipos en las instalaciones de la mina escuela de La Ribera de Folgoso

D. ÁLVAREZ Folgoso de la Ribera

El director general de Energía y Minas y director del Ente Regional de la Energía (Eren), Ricardo González Mantero, presentó hoy en las instalaciones de la Fundación Santa Bárbara en la localidad berciana de La Ribera de Folgoso el nuevo centro demostrador para el desarrollo y la investigación de la generación de energía geotérmica.

El objetivo de este proyecto, que se enmarca en el Plan de Dinamización Económica de Municipios Mineros promovido por la Junta, es impulsar el desarrollo de esta fuentes renovables de energía poniendo las instalaciones al servicio de las empresas instaladoras y de los fabricantes de este tipo de equipos para que puedan llevar a cabo los ensayos correspondientes.

En ese sentido, el centro demostrador está instalado en la mina escuela de uso experimental y consta de nueve pozos de 120 metros de profundidad que se han rellenado con distintos tipos de mortero, con el objetivo de investigar las particularidades de cada uno. El proyecto está financiado por la Consejería de Economía y Hacienda con más de 200.000 euros y ha sido ejecutado durante los últimos 18 meses, explicó el director de la Fundación, Manuel Álvarez, que confió en que este nuevo proyecto convierta a la mina escuela en «las instalaciones de referencia para investigar el potencial en energías renovables que ofrecen las minas de carbón».

Además, la Fundación también llevará a cabo una labor de formación asociada a esta fuente de energía, a través de ciclos formativos que ayuden a disponer de profesionales aptos para trabajar en la investigación y el desarrollo del sector. «Creemos que el sector de la geotermia va a tener un importante desarrollo a futuro y va a aumentar el potencial investigador de la Fundación», aseguró Álvarez.

Por su parte, González Mantero recordó que las instalaciones experimentales servirán en un primer momento para participar en el sistema de calefacción y refrigeración de los edificios de la Fundación, en los que la generación con biomasa pasará a tener el papel de energía de respaldo. Además, la intención del Eren es organizar a partir de 2019 una serie de seminarios y jornadas de divulgación para difundir entre las empresas instaladoras y fabricantes de equipos la existencia de esta instalación preparada para acoger ensayos en sus distintos pozos. «Es una energía que va avanzando poco a poco», explicó Mantero, que valoró que «por cada KW eléctrico que se utiliza en la instalación se obtienen 4 KW térmicos».

Alto grado de eficiencia

El sistema geotérmico habilitado en las dependencias de la fundación en La Ribera de Folgoso se denomina de baja entalpía y se caracteriza por su alto grado de eficiencia. Esto se consigue gracias al aprovechamiento de la energía acumulada en el subsuelo de forma constante y estable, de manera que la electricidad consumida por la instalación resulta inferior a la necesaria para el funcionamiento de otra convencional por bomba de calor.

El modelo puesto en marcha por la Fundación Santa Bárbara permite generar energía térmica para calefacción, refrigeración y frío y calor simultáneo. También podrá usarse para el frío pasivo, que emplea la temperatura del subsuelo, más fría que el ambiente en verano, como foco de frío y absorbente del calor excedente del inmueble, a través del sistema de calefacción, o como elemento de disipación solar, para evitar el sobrecalentamiento de los captadores solares cuando no existe consumo de agua caliente sanitaria.

 

Fotos