El PCE exige a Gobierno y Junta un plan «real» de recolocaciones para los trabajadores de las auxiliares de Compostilla

Acampada de los trabajadores de las empresas auxiliares de la central de Compostilla en Cubillos del Sil. /César Sánchez
Acampada de los trabajadores de las empresas auxiliares de la central de Compostilla en Cubillos del Sil. / César Sánchez

Denuncian la falta de un plan energético y abogan por la nacionalización de las eléctricas como «el único modelo justo, eficiente y equilibrado socialmente»

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

El Partido Comunista de España (PCE) ha lanzado un mensaje de apoyo a los trabajadores de las auxiliares de la central térmica de Compostilla en Cubillos del Sil acampados frente a las instalaciones desde el pasado lunes. Los 180 trabajadores de las ocho empresas exigen a Endesa y al Gobierno un plan social justo.

Desde la organización demandan al gobierno central y a la Junta de Castilla y León un proyecto «real» de recolocaciones, en el que «nadie quede tirado» y que sea aquí en El Bierzo. «Las subcontratas son parte de las plantillas y como tal deben ser tratadas, no puede haber trabajadores de primera y de segunda», indican desde la organización.

El PCE ha denunciando que «esta transición, ni es transición ni es justa». En alusión a los cientos de despidos que está dejando en la comarca el cierre de la minería, las dos térmicas y el resto de industrias asociadas.

La secretaria comarcal de la formación, Isabel Maroto, denuncia que «si se ha llegado hasta aquí es por la ausencia de un plan energético nacional. O si lo ha habido es para favorecer a eléctricas privadas, mientras desmontaron nuestra minería y privatizaron las eléctricas públicas. Aumentando sus beneficios a costa de nuestros bolsillos».

Desde la organización de izquierdan vuelven a hacer un llamamiento a las instituciones para la recuperación por parte del sector público de los sectores estratégicos de la economía. La nacionalización de las eléctricas es «el único modelo justo, eficiente y equilibrado socialmente».

El PCE arremete, además, contra la hipocresía de «quien se envuelve en banderitas y luego vende nuestra soberanía energética a las eléctricas italianas, al carbón de importación y apuestan por el gas». Frente a ese modelo debemos oponer otro centrado en el desarrollo social, medioambiental y justo con las comarcas energéticas. Maroto ha exigido a los gobiernos inversiones y puesta en marcha de una eléctrica pública en la comarca, «para garantizar empleo y futuro de El Bierzo», concluye.