'La Escondida' cierra ante la imposibilidad de devolver las ayudas recibidas

Mineros de La Escondida en el interior de la explotación./Reuters
Mineros de La Escondida en el interior de la explotación. / Reuters

El empresario minero Manuel Viloria ve imposible devolver los 8,35 millones de euros en ayudas y optará por el Feixolín como alternativa a la explotación minera en la zona

J.C. | A.C. León

Fin a 'La Escondida'. La última mina del sector en León cierra. Lo hace ante la imposibilidad de hacer frente a las devoluciones por las ayudas al cierre recibidas en los últimos años. En total, 8,35 millones de euros.

Al detalle

El empresario leonés Manuel Viloría había apuntado la posibilidad de abonar esa cantidad si se le concedían 'pazos flexibles' que lo permitieran. Pero nada de lo esperado ha ocurrido.

De ahí que finalmente optara por poner fin a la actividad y cesar en la misma en esta explotación.

Será el fin total de la minería en la provincia de León ya que los diez trabajadores que hasta la fecha realizaban tareas de mantenimiento las abandonarán de inmediato.

El 'plan B'

Ahora Lamelas optará por reactivar un proyecto que ya presentó hace un año a la Dirección General de Minas y que, de recibir el visto bueno, supondría recuperar la mina de interior de la explotación El Feixolín ubicada a escasos kilómetro de 'La Escondida', también en el municipio de Villablino.

Se trata, según reconoció el empresario a leonoticias, de una zona de labores antiguas que requería una puesta al día y, por tanto, de una dilación en los tiempos.

Historia

La mina La Escondida llegó a producir 200.000 toneladas de carbón bajando aunque en los últimos años bajo a las 120.000 y 80.000 hasta alcanzar un cupo de 45.000 toneladas que le fue asignado a mediados del 2018.

Ahora Manuel Lamelas mira al horizonte apostando por El Feixolín, una explotación que según remarca aún puede dar mucho de sí.

«Adquirí la explotación hace tiempo, libre de cargas y gravámenes. Ahora estamos pendiente de culminar los trámites administrativos y de recibir el visto bueno de Minas y eso conlleva un tiempo, no va todo lo rápido que me gustaría», señala el empresario minero, que asegura que inicialmente mantendrá el nombre. «Da nombre al paraje y a mí no me molesta», sentencia en declaraciones a leonoticias.

 

Fotos