Endesa impulsa un concurso de proyectos empresariales para dar una nueva vida a las instalaciones de Compostilla II

Central térmica de Compostilla II en Cubillos del Sil. / CÉSAR SÁNCHEZ

La compañía deja a un lado el proyecto de renovables para crear un gran parque fotovoltaico y busca empresas de diferentes sectores como agroalimentario, químico, de bioeconomía, productos orgánicos, logística o embalaje, entre otros, para ocupar las dependencias de la central térmica de Cubillos del Sil

CARMEN RAMOSPonferrada

Endesa ha impulsado un concurso de proyectos empresariales para dar nueva vida a las instalaciones de la térmica de Compostilla II situadas en la localidad de Cubillos del Sil. La compañía ha lanzado un vídeo promocional dirigido a empresas de diferentes sectores, entre las que se incluyen agroalimentarias, químicas, de productos orgánicos, bioeconomía, logística y embalaje, entre otras, a fin de poner a su disposición las dependencias que ahora ocupa la térmica berciana para desarrollar sus proyectos para impulsar la actividad económica en la comarca.

«Realmente lo que buscamos es un proceso transparente donde cualquier pueda presentar una iniciativa y donde aprovechemos los principios de la economía circular», explicó Carlos Gavilán, representante de la compañía, durante su intervención en la jornada Endesa Day para explicar los planes de transición justa para las centrales de Endesa en El Bierzo y Teruel. «Nosotros ya hemos salido a buscar inversores, a preguntarles y a ofrecerles la posibilidad de establecerse en Compostilla explicándoles la oportunidad del Proyecto Futur-e», subrayó en un vídeo al que ha tenido acceso elbierzonoticias.

La eléctrica deja a un lado así el proyecto de renovables para impulsar un gran parque fotovoltaico en El Bierzo, a diferencia de Andorra, y apuesta por dar un nuevo uso a las dependencias de la térmica berciana dentro del Proyecto Futur-e de economía circular que se está aplicando ya en Italia para el cierre de las centrales con más de 13.000 megavatios, con proyectos que no estén vinculados necesariamente a la energía, según se dio a conocer en el trancurso de la celebración del Endesa Day 2019, en el que compañía también se comprometió también a «dar prioridad» a los trabajadores de las empresas auxiliares en las labores de desmantelamiento de la central, «un proceso complejo» que aseguran que ocupará a 130 trabajadores de media durante un periodo de cuatro años.

A través del vídeo al que ha tenido acceso elbierzonoticias Endesa anuncia una «nueva era de nuevas oportunidades» que se materializarán en las instalaciones de Compostilla II tras cumplir «de manera excelente» su función, reconocen, desde la eléctrica. Se trata de un nuevo plan de futuro que recoge, además, de la recolocación de «todo» los trabajadores, y el estudio de nuevos proyectos de energías renovables, invitan a «empresas, instituciones y otros agentes» a presentar propuestas para dar un nuevo uso al emplazamiento de la central.

«Compostilla es un lugar adecuado para la actividad industrial pero también para el desarrollo de nuevos centros de innovación en diferentes sectores: logístico, agroalimentario, embalajes, procesos químicos y textiles, desarrollo de productos orgánicos y sintéticos, desarrollo de tecnología, innovación en salud, medio ambiente o bioeconomía, todo ello con los principios de la economía circular», explican desde la compañía.

80 hectáreas de suelo industrial

De esta forma la eléctrica oferta a empresas e instituciones las más de 80 hectáreas de suelo industrial que ocupan las instalaciones de la térmica berciana, además de otras 250 hectáreas de superficie de entorno urbano parcelable que cuentan con almacenenes, talleres, naves de gran tamaño con puente grúa de hasta 150 toneladas, acceso a la red eléctrica y cercanía a la red nacional de transporte de gas natural. A ello se unen las infraestructuras de recuperación y reciclaje de residuos, almacenaje de productos químicos, angares, básculas, plataformas para cargas, oficinas y laboratorios.

Desde Endesa informan, además, del «firme compromiso» de instituciones españolas y del ámbito europeo para el desarrollo de esta zona con fondos y ayudas ya aprobadas hasta el año 2030. «Las puertas de la central están abiertas para recibir nuevas actividades que creen valor y promuevan la evolución económica en la zona». Se trata de crear «una nueva vida para Compostilla, con nuevas ideas, con nuevas energías», concluye el vídeo que desde la empresa han hecho llegar a empresas e instituciones para promocionar los nuevos usos de las instalaciones de la central térmica berciana.