Los empleados de las subcontratas de Compostilla piden una solución política a su situación

Imagen de la protesta de este viernes./
Imagen de la protesta de este viernes.

Los trabajadores están a la espera de concretar reuniones con las distintas fuerzas de la comarca y la provincia

ICALCubillos del Sil

Cerca de dos centenares de trabajadores de las empresas auxiliares de Endesa en la central térmica berciana de Compostilla II se concentraron hoy de nuevo ante las instalaciones de la eléctrica para denunciar la «falta de respuesta» de la compañía a las demandas de estos operarios. Tras las movilizaciones llevadas a cabo a lo largo de la semana, tanto en Ponferrada como a las puertas de la central, los trabajadores reclamaron una «solución política» al conflicto, según explicó el portavoz de la plataforma que agrupa a las empresas auxiliares de la central, Alonso Roa.

En ese sentido, los trabajadores alertaron de la «probable e inminente posibilidad de disminución o cese de actividad productiva» en la térmica y remarcaron que el objetivo de la protesta es la defensa del futuro de sus empleos y el fin a la «situación de incertidumbre» que atraviesan tras la firma del nuevo acuerdo marco para el sector del carbón entre Gobierno y sindicatos.

«Al ritmo que se está quemando el carbón, queda un mes de funcionamiento antes de llegar al final de la producción», avanzó Roa, que exigió a los partidos que intenten evitar que los trabajadores tengan que ser despedidos con indemnizaciones de 20 días por año trabajado o trasladados a otros centros de trabajo fuera de la península.

Los empleados, que el pasado viernes ya se concentraron ante las instalaciones de la central y que durante esta semana se han movilizado frente a las oficinas de Endesa, propietaria de la central, en Ponferrada, continúan a la espera de concretar las solicitudes de reunión que han planteado a las distintas fuerzas políticas.

Imagen de la protesta de este viernes.
Imagen de la protesta de este viernes.

Contenido Patrocinado

Fotos