Juan Manuel Santos en su estudio.

Se edita en Cuba el poemario «Vademécum», del berciano Juan Manuel Santos

Se presentará en la Feria del Libro de La Habana en febrero de 2022

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

La editorial cubana Matanzas editó este verano el poemario «Vademécum», del escritor y grabador berciano Juan Manuel Santos. La edición incluye, además de los textos, una selección en blanco y negro de las ilustraciones originales, expuestas en su momento en espacios como el Museo del Bierzo, el Museo de la Energía y el Marca de Cacabelos e integradas en una edición de autor creada en 2016 y subtitulada «Sonetos para salir del paso. Grabados para ir tirando».

Medio centenar de ejemplares de esta edición cuentan con un grabado original de Santos en la portada. Precisamente de esa selección pueden adquirirse ejemplares en el Museo del Bierzo, donde están a la venta al precio de 20 euros. Está prevista la presentación de este trabajo en la próxima Feria del Libro de La Habana, en febrero de 2022.

«Vademécum» reúne una veintena de sonetos que «sin pretensiones, consigue lo que muchos pretenciosos no: una pequeña obra maestra», según opinión expresada en el prólogo por el responsable de la edición, Alfredo Zaldívar. «Como un gran divertimento, un juego muy serio, pleno de fino humor y carisma total, fluye y refluye este libro de sonetos», añade.

El también poeta Zaldívar es un editor con un gran prestigio en Cuba. Fundador en su día de Ediciones Vigía, desde hace un tiempo mantiene la actividad a través de Ediciones Matanzas en la que, pese a las dificultades de suministro que pasa la isla, sostiene una exigente línea editorial.

Juan Manuel Santos acaba de exponer este verano en el Museo del Bierzo su último trabajo, «Declaración de bienes», un libro confeccionado de manera artesanal con 23 ilustraciones elaboradas mediante la técnica de la colagrafía al que se añaden composiciones poéticas originales del autor, con estrofas de estilo clásico, como sonetos, silvas, romances o tercetos encadenados.

Como poeta, Santos maneja las formas clásicas con maestría, combinando la rima con una mirada entre irónica y escéptica del mundo, aunque siempre cargada de humanidad y sensibilidad. En el ámbito del grabado despliega un universo de rico imaginario en el que se sirve con habilidad de orfebre de las más diversas técnicas gráficas.