Borrar
Imagen de la furgoneta que quedó atrapada en medio del monte en La Laguna de Castilla.

Dos hombres atrapados en El Bierzo al desviarse de la ruta del GPS

Los varones, que viajaban de noche a Madrid, se desviaron por el Camino de Santiago y cogieron hasta en cuatro ocasiones caminos diferentes / Tuvieron que dormir una noche en la furgoneta atrapados en el barro y sin cobertura en sus teléfonos móviles

Carmen Ramos

Vega de Valcarce

Martes, 23 de enero 2024, 08:17

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Si los hombres hubieran tenido un accidente creo que hasta primavera no se sabría de ellos». Un susto que pudo acabar en tragedia. Fue la odisea vivida por dos hombres que quedaron atrapados en medio del monte en la localidad berciana de La Laguna de Castilla (Vega de Valcarce) cuando viajaban en furgoneta por la Autovía del Noroeste A-6 de A Coruña a Madrid y el GPS los desvió por el Camino de Santiago.

El suceso se produjo hace una semana cuando los dos varones desviaron su camino seguiendo las indicaciones de su GPS por la localidad de La Laguna de Castilla a través de la Ruta Jacobea. Era de noche y ellos en lugar de seguir el Camino optaron por desviarse en dos ocasiones del recorrido trazado a través de un camino de tierra que les llevó a unos prados sin salida donde quedaron atrapados, sin poder dar marcha atrás y sin cobertura en sus teléfonos móviles para dar la voz de socorro, lo que les obligó a pasar la noche en la furgoneta soportando unas temperaturas gélidas propiciadas por las heladas de esa madrugada.

Solo con la luz del día ambos lograron volver sobre sus pasos caminando por el monte, que estaba totalmente embarrado como consecuencias de las últimas lluvias, para pedir ayuda a un matrimonio de La Laguna, situado a tres kilómetros donde quedaron atrapados con la furtoneta. Allí pudieron ponerse en contacto con el seguro del vehículo para solicitar asistencia.

El rescate del vehículo atrapado en el barrizal fue una auténtica epopeya. El seguro se desplazó al lugar con un todoterreno preparado para atender este tipo de contingencias pero no fue posible extraer el vehículo. Luego solicitaron la asistencia de un vecino que tenía un tractor aunque finalmente fue el responsable de un taller de Becerreá (Lugo) el que logró rescatarlo.

Un suceso «surrealista»

«Es una cosa surrealista, no es normal», explica el gerente de Talleres José María Díaz de Becerreá (Lugo), que fue el encargado de retirar la furgoneta del monte. El propio José María Díaz indica que las obras en la A-6 en Piedrafita do Cebreiro pudieron estar detrás del despiste «aunque hay unos letreros bien grandes amarillos que pone Madrid y los hombres se fueron hacia O Cebreiro y allí se metieron a mano izquierda al Camino de Santiago hasta La Laguna y en vez de seguir la carretera asfaltada se metieron por un camino de tierra bastante malo y fueron siempre buscando el peor camino y de noche». Y es que fue hasta en cuatro ocasiones las que se desviaron de la ruta marcada por el Camino de Santiago.

Una odisea que les llevó a concluir su periplo en «un camino súpeer empinado, dificilísimo» y acabaron atrapados en medio del monte en una zona donde los vecinos aseguran que hacía años que no bajaban a los prados. «Para bajar fueron rozando la furgoneta por los lados, porque era más estrecho el camino que la furgoneta grande como las de reparto», relata Díaz. «No es muy lógico, el GPS no te puede meter por allí porque no hay salida», apunta, Cada vez que había un cruce cogían el peor», remarca.

Hasta tres intentos fueron necesarios y «con mucho peligro» para rescatar el vehículo de donde se quedó atrapado. El primero se realizó con la ayuda de una pequeña retroexcavadora y la gente que llegó hasta allí «no se lo podía creer, es una locura, yo nunca saqué un coche así», apunta el gerente del taller encargado de la retirada de la furgoneta. El segundo fue apoyado con un tractor y tampoco fue posible. Pero al final, a la tercera fue la vencida y se logró recuperar la furgoneta.

Tras la 'aventura' vivida en los montes del Bierzo, los dos hombres finalmente lograron completar su viaje hasta Madrid, donde iban a trabajar, sin un rasguño, en taxi y, eso sí, por siguiendo el trazado de la A-6, sin desvíos. «Tuvieron un santo que los iba metiendo por la pista, sino es imposible», concluyó Díaz sin poder ocultar todavía su sorpresa por el acontecimiento vivido.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios