La Diputación apoya con 90.000 euros el funcionamiento del Banco de Tierras del Bierzo

El presidente de la Diputación y el del Consejo, en la visita a una de las fincas./César Sánchez
El presidente de la Diputación y el del Consejo, en la visita a una de las fincas. / César Sánchez

La iniciativa ha adjudicado más de 1.250 parcelas desde su puesta en marcha en el año 2013

D. ÁLVAREZ Camponaraya

El presidente de la Diputación de León, Juan Martínez Majo, y el presidente del Consejo Comarcal del Bierzo, Gerardo Álvarez Courel, firmaron esta mañana en Camponaraya el convenio por el que ambas instituciones se comprometen a dotar de fondos al Banco de Tierras comarcal. La institución provincial destinará 90.000 euros a las diversas actuaciones, minetras que el Consejo aportará el 20 por ciento de la inversión, lo que elevará el presupuesto total a 112.500 euros.

Al respecto, la colaboración entre ambas instituciones se remonta al año 2013, cuando la iniciativa echó a andar. Desde entonces, el Banco de Tierras ha gestionado más de 2.500 parcelas y ha adjudicado un total de 1.254, para cultivos como la Manzana Reineta, la Pera Conferencia, el viñedo, los pastos, las legumbres o los productos de la huerta. «Es un ejemplo en España y en toda Europa», defendió Majo, que recordó que los objetivos de la iniciativa pasan por «el fomento del autoempleo, el apoyo a nuevos emprendedores y la ayuda a la comercialización de los productos bercianos».

En ese sentido, el presidente provincial defendió la «gran utilidad pública» y el «interés social» de un proyecto relacionado con un «sector estratégico para la economía de la comarca y de la provincia». «Creemos en un proyecto que sentimos como propio», afirmó Majo, que recordó que la dinamización económica «sirve para generar empleo y fijar población». Desde 2013, la Diputación de León ha aportado más de 600.000 euros a la iniciativa.

En la misma línea, el presidente del Consejo valoró la «cercanía con la ciudadanía» de un proyecto que ya ha conseguido adjudicar 131 parcelas en lo que va de año. Al respecto, Álvarez Courel se felicitó por el «crecimiento y la consolidación» de la iniciativa y recalcó que la formación gratuita que se ofrece a los agricultores alcanzó a más de 650 personas.

Además, Courel también destacó el buen resultado de las campañas de ayuda a la comercialización, con la celebración de ferias agroalimentarias y rutas por los productos de calidad, o las campañas de captación de viñedo viejo, que han conseguido recuperar más de 120 hectáreas de este cultivo en la comarca. Por otro lado, las acciones del Banco de Tierras también han conseguido que se multiplique por dos la superficie destinada al cultivo de pimiento.

Juan Martínez Majo y Gerardo Álvarez Courel, durante la firma del convenio.
Juan Martínez Majo y Gerardo Álvarez Courel, durante la firma del convenio. / César Sánchez

«Es un servicio necesario que hay que seguir apoyando», explicó el presidente comarcal, que se mostró satisfecho de gestionar «el banco de tierras más ágil y con más adjudicaciones de España». «Queremos seguir cosechando éxitos», aseguró.

Ganancia compartida

La parcela escogida para escenificar la firma del convenio de colaboración es una de las más de 1.250 fincas adjudicadas a través del Banco de Tierras. En el acto, estuvieron presentes tanto el propietario de los terrenos, Victoriano Quindós, como el adjudicatario, Borja Santalla. Quindós explicó que se trata de una tierra heredada de su familia con la que no sabía que hacer. «Ví que la cosa no era complicada y que el beneficio era para la tierra, que tiene que estar trabajada», explicó.

Por su parte, Santalla valoró el periodo de cesión de 25 años del terreno como una de las ventajas del sistema, que también permite a los agricultores rebajar la inversión prevista al no tener que hacer frente a la compra de los terrenos. En las cuatro hectáreas de frutales que cultivan Santalla y su familia hay cerca de 5.000 árboles. «Da gusto verlo así y salimos ganando los dos», explicó Quindós.

Plan de cooperación

Por otro lado, Martínez Majo avanzó durante el acto que serán un total de 157 obras, con una inversión de 11 millones de euros, las que se realizarán en los ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes de la comarca del Bierzo. Pavimentación o urbanización de calles, alumbrados, colectores, redes de abastecimiento, bocas de riego, sondeos, mejora de edificios, muros de contención, glorietas, jardines o adquisición de maquinaria serán los principales objetivos de las actuaciones.

Al respecto, el presidente provincial aseguró que se trata de «obras para el desarrollo de nuestros pueblos, planes que dinamizan la economía en la zona, con un solo objetivo, crear empleo, fijar población y poner freno a la despoblación».

 

Fotos