Borrar
La periodista Lourdes Maldonado será este sábado la mantenedora del Festival del Botillo de Bembibre.
«Estoy deseando ir allí, hablar con los paisanos y conocer Bembibre»
Lourdes Maldonado, periodista

«Estoy deseando ir allí, hablar con los paisanos y conocer Bembibre»

La mantenedora del Festival del Botillo de Bembibre se define como «disfrutona» y como buena vasca valora mucho el arte del buen comer, algo que cree que se ha perdido por las prisas con las que se viven en las grandes ciudades

Esther Jiménez

Ponferrada

Jueves, 1 de febrero 2024, 08:16

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Hablar de Lourdes Maldonado es hablar de actualidad. Su imagen nos acompañó durante muchos años en la televisión nacional, donde informó de las noticias más candentes, y tras tres décadas en este medio ha dado el salto a la radio, en concreto a 'Las tardes de RNE', un programa de actualidad que le permite «crear más».

Nació en el año 73, por lo que cuenta con los mismos años que el Festival del Botillo de Bembibre, del que es mantenedora de su actual edición, lo que considera «una buena señal». Amante del buen comer, está deseando volver al Bierzo para ser partícipe de uno de los eventos gastronómicos más importantes del país que pone en valor el embutido rey de la comarca.

Cuando te llegó la invitación del Ayuntamiento de Bembibre para ser la mantenedora del Festival del Botillo, ¿ya conocías el Bierzo?

Mi primera incursión en el Bierzo fue como peregrina cuando tenía 17 o 18 años que hice el Camino de Santiago y ya me maravilló. Fíjate que me teletransporto a mi mente adolescente de 18 años y me encantó. Luego volví con los años, de hecho haciendo memoria, probé un botillo que no va a ser nada igual que lo que voy a probar el sábado, pero sí que fui a casa de unos conocidos y me dieron a probar el botillo, y luego volví con mis hijos al Bierzo y la verdad es que cuando me llamó la alcaldesa me hizo muchísima ilusión. Yo soy una entusiasta y una apasionada de las tradiciones, del terruño, de estas fiestas que tienen mucho arraigo, pegadas a la tierra, a la gastronomía, la cultura, así que me pareció un regalo inesperado y maravilloso.

El País Vasco es tierra de buen comer pero aquí vamos a la par...

Por su puesto, como buena vasca valoro mucho el arte del buen comer, y la verdad es que todo lo que rodea a la elaboración del botillo y ese mimo, ese cariño, esa innovación, porque me he estado documentado y preguntando a vecinos de la zona porque al final en Madrid nadie es de Madrid y conozco a una persona que es de Bembibre, un compañero del trabajo de mi marido, Mateo, me ha estado contando un montón de cosas de Bembibre y la verdad es que estoy ya imbuida en el tema, me lo sé ya casi todo.

Lourdes Maldonado con parte de su equipo en 'Las tardes de RNE'.
Lourdes Maldonado con parte de su equipo en 'Las tardes de RNE'. Perfil de X

Pero lo que estoy deseando es ir allí, hablar con los paisanos y conocer Bembibre, que no lo conozco. Estoy muy contenta, preparando mi discurso con todo el cariño que merecéis y que merecen los paisanos, quiero llegarles al corazón y además que yo estas cosas las hago de corazón y lo vivo mucho, así que espero estar a la altura de este honor. Estoy muy ilusionada y lo estoy preparando como el botillo, a fuego lento y con los ingredientes que voy cogiendo una cosa de aquí, otra de allí.

Hablando de ingredientes, ¿cuál es tu comida favorita?

Me encanta esa carne poco hecha de mi tierra, el País Vasco, pero soy una mezcla norte-sur porque mis padres son granadinos pero yo nací en el País Vasco. Me gustan los platos contundentes, descubrir sabores nuevos, me gustan los sabores auténticos porque ahora los que vivimos en la gran ciudad es lo que echamos de menos, queremos tomate que sepa a tomate, queremos guisos que sepan a guiso, a fuego lento, aquí con las prisas estamos descuidando el buen comer, los productos de calidad y me da a mí que en el Bierzo de eso sabéis mucho. Lo que me gusta es probar cosas nuevas, tanto a la hora de viajar, de comer, no me gusta repetir plato y voy a los sitios nuevos y pregunto que hay de comer aquí, qué no me puedo perder, eso es lo que me gusta. Tengo el paladar abierto a todo pero me han dicho que me prepare porque en el Bierzo te dicen que hay una cosina para comer y luego tienes para un regimiento. Soy disfrutona así que creo que me lo voy a pasar muy bien.

Eres una de las periodistas más reconocidas del país, tu cara ha sido una de las habituales en los hogares españoles, pero ¿cómo te decidiste por el periodismo?

Cuando tuve que decidir que quería ser de mayor tuve dos dudas, o maestra de escuela o periodismo, desde luego me enganché enseguida al periodismo, era una niña muy curiosa me cuentan mis padres, me encantaba la radio, me pasaba horas escuchándola y curiosamente al final lo que me decidió por el periodismo fue la radio, lo que pasa es que después empecé en la tele local de mi pueblo y la tele se cruzó por el camino y veintitantos años después la radio se ha vuelto a cruzar por mi camino, que ahora estoy en Radio Nacional y muy contenta. Me encanta comunicar, me encanta contar lo que pasa y disfruto muchísimo porque tengo la suerte de que me gusta muchísimo mi trabajo y es un trabajo en el que al final conoces a personas muy interesantes, cuentas historias que merecen la pena y es muy bonito, porque más allá de todo el ruido político, al final las historias personales, sociales a mi me apasionan.

Y es que al final, a la gente lo que le gustan son las historias personales, ¿verdad?

Sí, la gente también quiere noticias positivas, ponemos mucho el enfoque en noticias del avance de la ciencia, de la medicina, también RNE, la radio pública, está para denunciar injusticias, intentamos ayudar, hacemos llamamientos, intentamos utilizar el micrófono de la radio pública para cosas que valgan la pena, historias de denuncia, peculiares, divulgación, mucha divulgación. La verdad es que estoy muy contenta con lo que hago y muy feliz.

En tu trayectoria, Lourdes, ¿cuál ha sido la noticia que más te ha gustado dar?

Como vasca, el final de ETA fue como que no me lo terminaba de creer porque durante muchos años estuve en Antena 3 en el País Vasco, fue un drama que a mi marcó personal y profesionalmente, fueron años muy duros, había una banda terrorista que mataba a diestro y siniestro, estábamos enterrando a uno y ya habían matado a otro, fue muy duro informar de todo eso porque al final lo que nos gusta es informar de cosas bonitas y estar contando día sí y día también dramas, asesinatos sin sentido, y el fin de ETA fue una de las noticias más esperadas y por lo tanto me quedo con esta.

También con noticias históricas que he vivido. Viví en Roma la elección del nuevo Papa que fue muy emocionante ese momento de la fumata blanca, fue increíble que en pleno siglo XXI al final te enteres de quien es el Papa mirando a una chimenea, fue maravilloso; luego la proclamación del Rey, la boda de los reyes fue bonito. Hay tantas noticias y a mi me apasiona el tema de la astronomía y cualquier noticia que viene de Marte me despierta mucha inquietud porque yo creo que ahí arriba están pasando cosas y nos las estamos perdiendo, yo creo que hace falta un corresponsal por ahí arriba.

La periodista en su nueva etapa en RNE.
La periodista en su nueva etapa en RNE. Perfil de X

Y por el contrario, ¿cuál ha sido laa noticia que menos te ha gustado dar?

Las desgracias, las tragedias, cada atentado de ETA, el accidente de Spanair, las torres gemelas, el 11M, eso es un drama que cuando estás ahí en directo y lo estás contando en cuanto apagas la lucecita roja y llegas a casa te derrumbas porque al final somos personas y es verdad que estás en el fragor del directo, conexión para arriba, conexión para abajo. El 11M fue terrible porque me tocó en Ifema donde iban en peregrinación las familias que no sabían nada de sus seres queridos, fue un drama. Entonces ahí también aprendes a gestionar eso periodística y humanamente porque hay que tener siempre el respeto, la ética por delante de todo, tienes que informar desde allí, pues tienes que tratar con gente que está en un agujero negro, es un aprendizaje muy duro, te curtes mucho.

También los atentados de ETA, que nosotros allí en el País Vasco los periodistas también estábamos amenazados, entonces como que enseguida me hice adulta porque yo tenía veintipocos años y fue difícil porque teníamos que mirar por nuestra seguridad, informar, nos amenazaban, nos increpaban, nos acosaban, al final si miras para atrás dices que horror. He contado muchas noticias malas pero también tengo la suerte de haber contado muchas buenas, muchas divertidas, de todo. Me lo paso muy bien.

¿En qué momento te encuentras ahora?

Tengo ya 50 años, los mismos que el Festival del Botillo, eso es una señal, nací en el 73 igual que el festival. Estamos en lo mejor, en la flor de la vida. Estoy en un momento muy dulce personal y profesionalmente. Empecé en una tele pequeñita, luego pasé a la regional, de la regional a la nacional, de la nacional volví unos años a Telemadrid y luego a Televisión Española, luego a la radio, al final la vida es un aprendizaje, sales de tu círculo de confort y es que tu cabeza empieza a esponjarse porque trabajas con otras personas, en otro medio, cuentas otras cosas porque ahora en 'Las tardes' es más pegado a la actualidad pero no es la actualidad pura y dura, te permite crear más, la verdad es que estoy muy contenta.

¿Con qué te quedas, con la radio o la televisión?

Es como decir a quién quieres más, a mamá o a papá. Con las dos, ahora estoy volcada en cuerpo y alma con la radio, estoy enamorándome de la radio. Me dijeron que enganchaba y engancha. Pero bueno, la tele es mi vida, todo lo que soy lo aprendí de la tele, con los mejores maestros y es verdad que pasar de la tele a la radio requiere un proceso de adaptación, llevo cuatro o cinco meses en la radio y voy aprendiendo de mis compañeros, me están ayudando muchísimo y creo que son dos medios hermanos complementarios absolutamente.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios