El Defensor del Paciente denuncia a Herrera y Sáez Aguado ante el Supremo como responsables de la huelga de médicos

El Defensor del Paciente denuncia a Herrera y Sáez Aguado ante el Supremo como responsables de la huelga de médicos

Les considera responsables del paro de médicos interinos por «falta de voluntad», algo que sería, presuntamente y según el Defensor del Paciente, «constitutivo de peligro»

EUROPA PRESS

El Defensor del Paciente ha presentado este martes una denuncia ante el Supremo contra el presidente del Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, a los que acusa de su «falta de voluntad» a la hora de llegar a acuerdos con el colectivo de médicos interinos, en huelga desde el pasado día 1 de agosto convocada por el Sindicato Médico de Castilla y León (Simecal).

La denuncia, presentada por la presidenta de la asociación, Carmen Flores, entiende que ambos mandatarios, así como otras personas que pudieran aparecer a lo largo de la investigación, podrían haber cometido un delito contra la sanidad pública de los ciudadanos de la Comunidad.

El colectivo, a través de un comunicado recogido por Europa Press, advierte de que la referida huelga de los médicos interinos pone en riesgo la vida y la asistencia de los pacientes, «agravándose en las zonas rurales».

A su juicio, la gravedad de estos hechos obliga a realizar una investigación que aclare lo sucedido, pues serían presuntamente «constitutivos de delito de dejación de funciones y un delito contra la sanidad pública de la Comunidad».

«La falta de voluntad para terminar con la huelga, a pesar de las connotaciones de ésta, con el peligro que conlleva una huelga médica», es lo que ha llevado a Defensor del Paciente a presentar esta denuncia ante el Supremo.

La asociación censura que la postura de los dos denunciados de rechazar acuerdos con los trabajadores se justifica en el intento de ahorrar en sueldos, recetas o pruebas que no se prescriben, si bien entiende que la única razón es porque a los aludidos no les importan los ciudadanos «ya que si ellos o sus familias enferman no tienen ningún problema, se van a la privada, y el que no pueda que se aguante, vale más la soberbia que el sentido de la responsabilidad política».

Contenido Patrocinado

Fotos