David Colinas transforma el Pozo Julia de Fabero en un 'monasterio laico' en el que exponer sus 'Colinas de carbón'

Imagen del Pozo Julia. /
Imagen del Pozo Julia.

El pintor leonés utiliza la antigua mina para exponer 80 de sus obras lejos de las «paredes asépticas» de una galería de arte

LEONOTICIASLeón

El pintor leonés David Colinas utilizará las galerías y túneles del Pozo Julia del municipio berciano de Fabero como espacio de exposiciones en el que presentar, desde el 15 de junio y hasta el 25 de agosto, sus últimos trabajos, unas 80 obras sobre cartón encuadradas en la muestra 'Colinas de carbón'. El artista aspira a convertir esta antigua mina en las que los martillos de picar dejaron de oírse en 1991, en «una especie de monasterio laico para acoger obras, emulando las celdas que alojaban frescos renacentistas».

Al respecto, el pintor reconoció que la idea de «sacar el arte de las paredes asépticas de una galería de arte para fundirlas con la vida real» rondaba su cabeza desde hace años. «Mi propuesta nace desde el respeto y la admiración más absoluta a una forma de vida tan dura como desconocida fuera de las cuencas mineras», aseguró el artista, que confió en colaborar en la reinvención de este espacio, hoy reconvertido en museo visitable.

Entre las obras que forman parte de la muestra, habrá pinturas de gran formato y otras de tamaño más pequeño. En el comienzo de la visita, los asistentes se encontrarán con figuras como ángeles, demonios y otros seres fantásticos que pretenden marcar «el carácter casi sagrado del espacio». Animales actuales y prehistóricos a modo de «pinturas casi rupestres» se alternan a lo largo del recorrido con obras relacionadas con la mina y el carbón y con una serie de 12 cuadros dedicada a los antruejos, como símbolo de los miedos y las tentaciones carnales.

Además, los propios espacios del Pozo Julia, como los vestuarios de los mineros, la zona de baño y duchas o la sala de compresores, también se integran dentro de una muestra con la que el pintor de raíz expresionista pretende convertir unas antiguas instalaciones industriales en una instalación artística. Representantes del Ayuntamiento, así como el propio artista, presentarán este miércoles la muestra en el Pozo Julia.

Cerrado en 1991

El Pozo Julia perteneció a la compañía minera más importante de la comarca y una de las pioneras en la mecanización de la minería en España, Antracitas de Fabero, fundada por Diego Pérez Campanario en 1935 y que llegó a tener casi 4.000 trabajadores. El pozo, abierto en los primeros años 50 con una profundidad de 275 metros y tres niveles, llegó a producir más de 250.000 toneladas de carbón en sus mejores años, pero sus reservas se agotaron en 1991.

Reconvertido en patrimonio municipal, en el año 2007 se adecentaron las instalaciones para la Feria del Turismo Minero, lo que ocasionó que se establecieran las visitas guiadas que lo han convertido en uno de los principales reclamos turísticos de la zona, con cerca de 5.000 visitantes al año, y embrión del proyecto de parque temático de la minería de Fabero.