CSIF responsabiliza al consejero de Sanidad de la renuncia de tres médicos en El Bierzo

Centro de Salud de Pico Tuerto en Ponferrada. /
Centro de Salud de Pico Tuerto en Ponferrada.

El sindicato atribuye esta situación a las «malas condiciones de trabajo», especialmente en Atención Primaria

ELBIERZONOTICIASPonferrada

CSIF (Central Sindical Independiente y de Funcionarios) asegura que el consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, «miente a la población» y «menosprecia a miles de profesionales de Sacyl» cuando justifica la reciente renuncia de tres médicos en el Área Sanitaria del Bierzo con la excusa de que los facultativos prefieren trasladarse a otras zonas de la Comunidad Autónoma. El sindicato, por el contrario, atribuye esta situación (dos bajas en centros de salud y una renuncia a una de esas plazas) a las «malas condiciones de trabajo», especialmente en Atención Primaria.

Así las cosas, CSIF considera al consejero de Sanidad y al gerente regional de Salud, Rafael López, como los «máximos responsables de la grave situación por la que pasa la sanidad de Castilla y León, incluida la Comarca del Bierzo, y especialmente la Atención Primaria». La organización sindical, que habla de «falta muy grave de respeto a los médicos del Área del Bierzo», sostienen que las explicaciones ofrecidas por Sáez Aguado demuestran «su incompetencia y su inacción» en «una mala gestión que dura años».

«No merece representar a la Sanidad en esta Comunidad Autónoma», abunda CSIF para responsabilizar al consejero de la firma de «contratos precarios», algunos de ellos «de mes a mes», que generan «inseguridad en el profesional». A juicio del sindicato, este tipo de contratos suponen «una presión laboral y personal» sumada a la asistencial que «hacen que aparezca un estrés extremo, agotamiento físico y mental, que reduce la calidad de la atención y que puede llevar a errores en la atención al paciente en una profesión que se debería cuidar más».

«Se está abusando de los profesionales sanitarios», lamenta el sindicato, que advierte de que «esta situación lleva a médicos recién titulados y que querrían trabajar en esta comunidad, a marcharse fuera a otras comunidades, e incluso fuera de España, porque les dan más estabilidad en su contratación, les incentivan más profesionalmente, y están más reconocidos y no tan maltratados profesionalmente como lo están en Castilla y León».