La presidenta del Consejo Regulador de la DO Bierzo, Misericordia Bello. / César Sánchez

El Consejo Regulador de la DO Bierzo afronta las elecciones de noviembre con «en el mejor momento de su historia»

La presidenta del ente vinícola de la comarca, Misecordia Bello, asegura que todavía no ha decidido si optará de nuevo a la presidencia

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

El Consejo Regulador de la DO Bierzo afronta el 28 de noviembre un nuevo proceso de elecciones para la renovación de sus cargos «en el mejor momento de su historia», indicó su presidenta, Misecordia Bello, que todavía no ha decidido si concurrirá para llevar de nuevo las riendas de la marca de calidad de los vinos de la comarca. « No sé todavía lo que voy a hacer, le estoy aún dando vueltas, porque todavía queda tiempo», explicó.

Tras siete años en la presidencia del órgano, Bello valora su etapa como muy positiva y que queda reflejada en la consolidación comercial y de mercados, la incorporación de nuevas variedades y después del «gran esfuerzo» realizado por bodegas y viticultores para capear la crisis de la Covid-19.

En este sentido, destaca el crecimiento que ha experimentado la DO en los últimos años en los que ha afrontado importantes cambios, como la consecución de la acreditación de la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) que la convirtió en la primera de Castilla y León para poder certificar la elaboración de vinos según la normativa internacional de calidad UNE-EN ISO 17065 de certificación de producto. Una acreditación que permitió reforzar el compromiso de calidad de las bodegas.

A estos cambios se une también el control del origen de su producción en los 22 municipios adscritos a la DO Bierzo inicialmente, que se vieron ampliados con una decena más tras la modificación de condiciones aprobada en el año 2019.

«En el Consejo se hace el trabajo sin pensar en las elecciones», señaló la presidenta de la DO Bierzo. «Hay que sacar el trabajo y la DO adelante», subrayó Bello.

Proceso electoral

Las elecciones en la DO Bierzo se celebrarán a la par con las de las denominaciones de Origen de Arlanza, Arribes, Cigales, León, Ribera del Duero, Rueda, Tierra del Vino de Zamora y Toro.

Según el calendario del proceso, los días 14 y 15 de octubre se expondrán al público los censos de productores y transformadores en los municipios incluidos en cada denominación, con la finalidad de que sean conocidos por los electores, quienes podrán presentar las alegaciones que consideren oportunas si creen que se han cometido errores en la elaboración de censos y en la asignación por estratos.

Además, a lo largo del proceso electoral se irán conociendo las candidaturas de cada uno de los estratos, publicándose en los ayuntamientos la asignación de electores por mesas electorales.

Tras la votación, el 28 de noviembre, y una vez transcurridos los plazos previstos en el calendario electoral, se constituirán los nuevos plenos.

En total se eligen democráticamente noventa vocales correspondientes a los nueve consejos reguladores de las denominaciones de origen vínicas de Castilla y León. Estos vocales se eligen cada cinco años y representan de forma paritaria al sector productor (viticultores) y al sector transformador (bodegas).