El Consejo Regulador asegura que no hay «retraso ni confusión» en la publicación de las normas de la vendimia

Sede del Consejo Regulador./
Sede del Consejo Regulador.

La Denominación de Origen critica la «reiterada mala fe de Asaja en sus comunicaciones»

ELBIERZONOTICIASPonferrada

El Consejo Regulador de los Vinos del Bierzo aseguró hoy que los normas de vendimia, cuyo nombre actual es 'Requisitos mínimos para el autocontrol de los operadores inscritos', se aprueban en pleno todos los años y se envían a las bodegas y viticultores, es decir a todos los operadores inscritos, por lo que «ni existe retraso ni tampoco confusión».

Así lo apuntó la Denominación de Origen en respuesta a la petición del sindicato agrario para que «haga públicas las normas de vendimia para la campaña 2019 para que las conozcan los viticultores y bodegueros con la antelación debida al inicio de la cosecha, y que dichas normas tenga como objetivo el cumplimiento del Pliego de Condiciones de la denominación de origen favoreciendo a productores, bodegueros y consumidores, así como más controles sobre el origen de la uva».

El Consejo Regulador criticó las «acusaciones, desconocimientos constantes y reiterada mala fe de Asaja» y quiso aclarar que cumple con sus obligaciones y «sigue escrupulosamente sus parámetros y protocolos todos los años», de manera que ranto esta institución como los organismos oficiales de los que depende, «conocen perfectamente cuándo y cómo se debe informar sobre cambios o demás disposiciones», ya que «hay una normativa que se cumple y que Asaja también ignora».

Para Vinos del Bierzo, Asaja debería saber que «el proceso de acreditación de ENAC no es una imposición del Consejo Regulador sino una obligación derivada de la Normativa Europea 17065, que incluye a todos los consejos vitivinícolas».

Respecto a si el nuevo pliego de condiciones beneficiará más a propietarios y bodegueros, la Denominación de Origen quiso aclararle a la dirección de Asaja que «si se hubiera tomado la molestia de informarse sobre la nueva normativa que atañe a las unidades geográficas menores, comprendería que a quién más favorece es precisamente a los pequeños viticultores y cooperativistas».

Finalmente, desde el Consejo Regulador de Vinos de León consideraron que «si Asaja no hubiese renunciado a la representación que se les ofreció y otorgó en el Comité de Certificación como representantes de los viticultores, conocerían el funcionamiento del Consejo Regulador», e insistieron en ofrecerse a «aclarar a Asaja sus dudas para evitar nuevos dislates».