El Consejo del Bierzo aprueba su Presupuesto entre reproches de falta de participación e imaginación

Pleno del Consejo Comarcal celebrado este jueves en Ponferrada. /
Pleno del Consejo Comarcal celebrado este jueves en Ponferrada.

«Son habas contadas; y ahora nos toca contarlas a nosotros», resumió el portavoz socialista, David Voces, que devolvió las críticas al echar de menos propuestas de los distintos grupos políticos

CÉSAR FERNÁNDEZPonferrada

Los votos del equipo de Gobierno de PSOE y Coalición por El Bierzo sirvieron este jueves para sacar adelante el Presupuesto del Consejo Comarcal, que ronda los 4,7 millones de euros en su montante global. La oposición se mostró crítica al echar en falta «participación» en el proceso e «imaginación» en el resultado, lo que se sustanció en la abstención de Ponferrada en Común y el voto en contra de PP, USE (Unidad Social de Electores), Ciudadanos y el consejero no adscrito, Adolfo Canedo. Como réplica, el Ejecutivo comarcal esgrimió el escaso margen de maniobra que, a su entender, la conceden las aportaciones finalistas de la Junta de Castilla y León. «Son habas contadas; y ahora nos toca contarlas a nosotros», resumió el portavoz socialista, David Voces.

El Presupuesto dota de 4,4 millones de euros al Consejo y de 182.000 euros al Patronato de Turismo, a la vez que incluye una modificación de la plantilla actual y la RPT (Relación de Puestos de Trabajo) para pasar varios contratos parciales de media jornada a tiempo completo. «Nadie come a medio mes, sino a mes completo. Y eso hay que reflejarlo para corregirlo», dijo el vicepresidente y portavoz de Coalición por El Bierzo, Iván Alonso, antes de que el consejero no adscrito, Adolfo Canedo, recordara la negociación con varios de los trabajadores para reducir su jornada laboral como forma de compensar el déficit de 1,2 millones de euros con el que arrancó el mandato 2011-2015.

Las cuentas también incluyen una subida salarial del 2,25%, informó en su memoria el presidente, el socialista Gerardo Álvarez Courel, para quejarse de que la aportación de la administración autonómica lleve cinco años congelada sin ni siquiera adaptarse a los incrementos del IPC (Índice de Precios al Consumo). «La Junta sigue convirtiendo en subvención lo que debería ser una transferencia incondicionada, lo que a corto plazo podría traer un incumplimiento de la regla de gasto y a largo podría llevar a la inviabilidad económica de la institución», advirtió antes de apelar al final de las intervenciones a la «dignidad y la decencia» para justificar la renovación del parque móvil que incluye la dotación de un coche oficial para la Presidencia. «Llegamos a ir una vez a Valladolid en una furgoneta de ocho plazas», ilustró Alonso.

La oposición en bloque afeó al equipo de Gobierno lo que los distintos grupos coincidieron en calificar como falta de participación previa, durante la etapa de confección de las cuentas. «Yo no tuve conocimiento hasta la convocatoria de la Comisión Informativa de Asuntos Generales», reprochó Canedo. «Son unos Presupuestos finalistas, pero aun así se puede abrir la participación para hacerlos como mínimo más imaginativos», añadió el portavoz de Ponferrada en Común, Miguel Ángel Fernández, que concluyó su primera intervención sin tener claro el voto: «Votar en contra sería una injusticia; pero votar a favor sería doblemente injusto». Finalmente optó por la abstención.

Entre la «desgana» y el «continuismo»

«No habría estado de más que nos hubieran hecho partícipes», señaló la portavoz de Ciudadanos, Rosa Luna, para quien el Consejo debería funcionar como una «gran mancomunidad de municipios» del Bierzo. Aun siendo consciente de las dificultades, el portavoz de USE, Samuel Folgueral, echó en falta «impulso» en una institución que «debería estar al margen de las tensiones políticas». «Son los Presupuestos de la desgana, que se limitan a cubrir los aspectos administrativos», censuró. Su homólogo en el PP, Julio Arias, fue más allá y aprovechó para hacer balance de un mandato de cuatro años «que se han dejado perder». «Y el resultado son unos Presupuestos continuistas», concluyó.

El portavoz del PSOE le dio la vuelta a las críticas. «Yo lo que echo de menos es la participación de ustedes», les dijo a los miembros de la oposición al equiparar los debates presupuestarios de cada año al «día de la marmota». En el segundo turno, Canedo tachó de «falsas» las apelaciones a las dotaciones económicas finalistas al asegurar que los gobernantes comarcales «pueden gastar hasta un 38% donde les convenga». En tono ya de balance de mandato, el vicepresidente y portavoz de Coalición por El Bierzo reconoció que le habría gustado haber asumido competencias desde las administraciones locales tras citar la incorporación a las cuentas de partidas como la del plan de aprovechamientos y ordenamientos micológicos o las cuatro becas de 1.500 euros para cursar el Master de Viticultura y Enología.