El Consejo aprueba un presupuesto de 4,65 millones con críticas al «perverso» sistema de financiación de la institución

El presidente comarcal, Gerardo Álvarez Courel, durante el pleno de presupuestos./César Sánchez
El presidente comarcal, Gerardo Álvarez Courel, durante el pleno de presupuestos. / César Sánchez

La cifra supone un aumento del 5% con respecto a 2017 debido al incremento de 150.000 euros en la partida destinada a obras forestales

D.ÁLVAREZPonferrada

El pleno extraordinario del Consejo Comarcal del Bierzo dio luz verde hoy al presupuesto general de la institución para 2018, que ascenderá por encima de los 4.653.000 euros, casi un cinco por ciento más que los 4,39 millones reflejados en las cuentas del ejercicio anterior. Las cuentas recibieron el respaldo de 13 consejeros del PSOE y de Coalición por el Bierzo (CB), mientras que los siete consejeros del PP que asistieron a la sesión y el representante de USE Bierzo, Samuel Folgueral, votaron en contra. Los portavoces de Ciudadanos (Cs), Rosa Luna, y de Ponferrada en Común (PeC), Miguel Ángel Fernández, se abstuvieron.

En el desglose de las diferentes partidas, el Patronato Comarcal de Turismo se llevará 195.000 euros, a los que se sumarán los cerca de 20.000 euros destinados a impulsar el consorcio del tren turístico Ponfeblino o la Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses (Rbale), órganos en los que el Consejo participa desde el año pasado.

Antes del turno de intervenciones, el presidente del Consejo, Gerardo Álvarez Courel, cargó contra el «perverso y anómalo» sistema de financiación de la institución, que depende en un 97,66 por ciento de las transferencias llegadas desde la Junta y la Diputación de León. «Esta situación convierte en subvención lo que realmente es una transferencia entre administraciones y obliga a devolver los superávits generados en la gestión comarcal», lamentó Álvarez Courel.

En ese sentido, el presidente insistió en que ese sistema provocará el incumplimiento de la regla de gasto y estabilidad presupuestaria y la entrada de la institución en los mecanismos de un plan de ajuste, que podría suponer, a largo plazo, la «inviabilidad económica» y la «desaparición» de la institución, advirtió Álvarez Courel, que remarcó que las cuantías aportadas al Consejo están «congeladas desde hace tres años», de manera que «los ingresos se mantienen, pero disminuyen en términos relativos».

En cuanto a los retos de futuro, el presidente se marcó el objetivo de «avanzar en la autonomía comarcal» a través de la cesión de competencias desde los municipios al Consejo. En la misma línea, apuntó a la creación de un «plan de aprovechamiento micológico y forestal» que redunde en favor de las entidades locales menores de la comarca y agradeció que la aportación de la Consejería de Medio Ambiente para el plan de obras forestales se haya incrementado en 150.000 euros.

Críticas a la falta de diálogo

Tras las palabras del presidente, el portavoz de PeC criticó los presupuestos aprobados como «continuistas» y lamentó que «no ha habido un intento de hablar con los grupos para consensuar unas cuentas que sean del Consejo y no sólo del equipo de Gobierno». Según Fernández, las cuentas aprobadas hoy «no cumplen el objetivo fundamental de afrontar las necesidades de la comarca».

Por su parte, la portavoz de Cs reclamó a los ayuntamientos de la comarca que transfieran competencias al Consejo para que este pase a «depender de sí mismo». Además, Luna criticó que el 40 por ciento del presupuesto, 1,98 millones, se dedique a gastos de personal, mientras las partidas destinadas a la inversión alcanzan sólo la cifra de 1,7 millones. «No debería ser así», subrayó.

Por parte de USE, Folgueral recalcó que los presupuestos «llegan tarde y sin respeto a los grupos de la oposición». El exalcalde de Ponferrada subrayó que «se repite lo ocurrido hace un año», cuando las cuentas comarcales se aprobaron con los 14 votos a favor del equipo de Gobierno y 13 en contra

del resto de los grupos. «Los presupuestos son habas contadas, pero sólo las cuenta usted», espetó Folgueral al presidente de la institución.

En la misma línea se pronunció el portavoz accidental del PP, Ricardo Miranda, que aseguró tener la sensación de «dejà vú» con respecto a las cuentas aprobadas el año pasado. «Seguimos insistiendo en lo mismo, ustedes son 14 y nosotros somos 13», aseguró Miranda, que reprochó al equipo de Gobierno que no haya traído las cuentas al pleno antes.

Por contra, el portavoz de CB y vicepresidente del Consejo, Iván Alonso, valoró como «satisfactoria» la subida del cinco por ciento con respecto a las cuentas de 2017 y destacó que el 37 por ciento del total del presupuesto va destinado a inversión. «No podemos hacer grandes números», reconoció Alonso, que admitió que «esta no es la ley de la comarca que a nosotros nos gusta».

Por último, el portavoz del PSOE, David Voces, destacó que las cuentas aprobadas son «muy reales». «Intentamos hacerlo de la mejor manera posible con lo que nos dan», remarcó Voces, que coincidió con Folgueral al señalar que «los presupuestos del Consejo son habas contadas, todo lo demás son brindis al sol».

Contenido Patrocinado

Fotos