El juzgado de Ponferrada condena a un banco por el 'secuestro financiero' a una empresa del Bierzo

Juzgados de Ponferrada./César Sánchez
Juzgados de Ponferrada. / César Sánchez

La compañía estaba atrapada en un secuestro financiero por el incumplimiento por parte de una entidad de ahorro de sus obligaciones de diligencia, transparencia e información | La entidad financiera deberá indemnizar a la empresa por los daños y perjuicios causados

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

El juzgado nº 5 de Ponferrada ha dado la razón a una empresa del Bierzo en una demanda interpuesta contra una entidad financiera, ya que considera demostrada la existencia de un incumplimiento por parte de ésta de sus obligaciones de diligencia, transparencia, lealtad e información previa y continuada. En consecuencia, el juzgado de la capigtal bercina ha condenado a esta entidad a indemnizar a la empresa demandante por los daños y perjuicios causados, equivalentes a la pérdida de valor de sus inversiones.

La causa comienza con la reclamación de un producto derivado denominado 'contrato de permuta financiera con opción knock-out sobre acciones' y sus posteriores renovaciones, producto suscrito por una empresa del Bierzo a la que representa el despacho Vallverdú Abogados.

Según el despacho, la empresa, que no tenía problemas financieros, fue atrapada en un secuestro financiero por aceptar la propuesta del banco.

El juzgado ha considerado plenamente demostrado, mediante las pruebas presentadas, que el banco objeto de la demanda incurrió en incumplimiento de sus obligaciones con su cliente, la empresa demandante, incumplimiento que dejó a la empresa en una situación de secuestro financiero y al borde de su desaparición.

Según Vallverdú Abogados, en el momento de la firma del contrato tóxico, sin que la demandante lo supiera, ya atesoraba una pérdida de más de 120.000 euros. Y añade el socio director de Vallverdú, Rubén Cueto, que convendría que hubiera declarado la dirección de la entidad de ahorro cómo se permitió que su cliente, un buen cliente de toda la vida, se arruinara desde el momento que firmó el contrato confiando en la explicaciones de los comerciales de la entidad.

Esta resolución favorable del juzgado permitirá a la empresa berciana sobrevivir, al haberse logrado demostrar que el banco incumplió la normativa exigible a la hora de colocarle un producto bancario tóxico que presumiblemente les hubiera llevado a la ruina.

 

Fotos