Seis años de cárcel por dar una paliza a su pareja y amenazarle para que retire la denuncia

El acusado se encuentra en el Centro Penitenciario de Mansilla de las Mulas./
El acusado se encuentra en el Centro Penitenciario de Mansilla de las Mulas.

El TSJCyL ha rechazado el recurso interpuesto por el acusado y le confirma la sentencia de seis años de cárcel y una indemnización de 26.000 euros | El acusado llamó a su ex pareja desde prisión para torcer la voluntad de la mujer acerca de la retirada de la denuncia y le dijo: «ya sé lo que tengo que hacer cuando salga de aquí»

LEONOTICIASLeón

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha condenado a seis años de cárcel a un maltratador que dio una paliza a su pareja y le rompió la nariz y tres dientes. Estando en prisión provisional por estos hechos, el agresor telefoneó a la víctima, a la que había insultado y agredido en otras ocasiones mientras convivieron, para que retirara la denuncia.

La Sala de lo Civil y Penal rechaza el recurso interpuesto por J. C. C. F. y confirma la sentencia impuesta por la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de León que le halló culpable de los delitos de lesiones, malos tratos habituales y obstrucción a la Justicia y fijó una indemnización de 26.000 euros a favor de la agredida.

Años de intimidaciones y agresiones

El acusado J. C. C. F. mayor de edad, condenado en sentencia firme de fecha 1 de marzo de 2016 por un delito de lesiones graves en el ámbito familiar a la pena de dos años de prisión y cinco años de prohibición de aproximación y comunicación con la víctima, inició una relación sentimental con E. que se prolongó desde el año 2015 hasta febrero de 2017, llegando a convivir juntos en ciertas temporadas.

A lo largo de esa relación sentimental y de una forma reiterada un comportamiento continuo y frecuente de violencia tanto verbal como física. En ocasiones dirigiéndose a ella de forma despectiva llamándola «gorda» y «Junkie», diciéndole que no valía para nada, acometiéndola físicamente en distintas ocasiones, con mayor brutalidad cuando estaban solos.

También fueron comunes las amenazas de muerte, llegando a atarla de pies y manos, amordazarla e intimidarla con un cuchillo que le colocó a la altura del cuello, para forzarla a revelar el paradero de una cantidad de dinero que el acusado creía que ella le había sustraído.

En razón de uno de estos episodios, el hoy acusado fue condenado por un delito de amenazas por sentencia de fecha 10 de octubre del 2017 del Juzgado de lo Penal de Ponferrada.

«Ya sé lo que tengo que hacer cuando salga de aquí»

En esta situación y pese a la adopción de tal medida privativa de libertad, el día 7 de Marzo del 2017, desde el centro penitenciario de Mansilla de las Mulas (León), llamó por teléfono a E preguntándole qué tal estaba, contestándole ella que mal, respondiéndole él que «ya sabes dónde estoy por tu culpa».

La denunciante le respondió que suponía que en la cárcel que era donde tenía que estar y que lo sentía mucho pero tenía que denunciarle por lo sucedido, a lo que éste le respondió, con una finalidad intimidatoria, encaminada a torcer la voluntad de la mujer acerca de la retirada de la denuncia: «Pues ya sé lo que tengo que hacer cuando salga de aquí».

El acusado efectuó una nueva llamada telefónica a E la víctima desde prisión el día 15 de abril del 2017, con la misma finalidad, sin que conste que en esta ocasión profiriese expresión intimidatoria alguna. Y en base a los siguientes»

En febrero del 2017, con ocasión de una discusión de la pareja cuyos detalles no se han esclarecido, cuando E se disponía a abandonar el edificio en que estaba la vivienda de J.C.C.F., éste la propinó un gran número de puñetazos y patadas de tal intensidad que dejó a la mujer, inmóvil y tumbada sobre la vía pública, sangrando abundantemente por el rostro

A raíz de estos hechos, denunciados por Doña E , se decretó el ingreso en prisión preventiva del acusado, el cual se encuentra en tal situación desde el 22 de febrero del 2017.

 

Fotos