La CNMC no pone objeciones a la propuesta por la que se autoriza el cierre de la central de Anllares

Central térmica de Anllares./César Sánchez
Central térmica de Anllares. / César Sánchez

El informe a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia fue solicitado por la Dirección General de Política Energética y Minas en mayo de este año

ELBIERZONOTICIASPonferrada

La Sala de Supervisión Regulatoria de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) emitió un informe el pasado 14 de junio en el que no pone objeciones a la propuesta de resolución por la que se autoriza a Gas Natural y a Endesa -propietarios de la instalación- al cierre de la central térmica de Anllares, que se encuentra ubicada en el término municipal de Páramo del Sil.

Se trata de un informe solicitado por la Dirección General de Política Energética y Minas en mayo de este mismo año, después de que Red Eléctrica de España (REE) emitiera un documento sobre la viabilidad de clausurar estas instalaciones en el que se concluye que «el cierre exclusivamente de la central térmica de Anllares, a partir del 1 de diciembre de 2017, no tendría incidencia en la seguridad del sistema ni en la garantía de suministro eléctrico durante los próximos años».

En dicho documento, que fue una evaluación del impacto de cierre de la central en la cobertura global del sistema eléctrico a medio plazo, REE, en calidad de operador del sistema y gestor de la Red de Transporte, explicaba que, en la semana más crítica, que según el estudio realizado tendría lugar en diciembre de 2018, el cierre de la térmica de Anllares supondría «la reducción del margen teórico hasta un valor del orden de 8.400 MW. En estas circunstancias no se considera relevante la reducción de potencia disponible en el sistema que provocaría el cierre de la central, puesto que la disminución del margen de reserva en 347 MW no afectaría significativamente a la probabilidad de que dicha potencia disponible sea superada por otras indisponibilidades de generación (fallo fortuito)».

De este modo, desde el punto de vista global del sistema, «el margen de reserva se estima suficiente para afrontar con garantías la cobertura de la demanda, y la reducción del índice de cobertura que el cierre de la central provocaría en el medio plazo se estima como admisible».

Asimismo, Red Eléctrica Española estima que en cuanto al horizonte a largo plazo, en el análisis de cobertura de la demanda eléctrica peninsular, en todos los escenarios de crecimiento de demanda, bajo la hipótesis de la retirada de servicio adicional de 4.000 MW en centrales de carbón a partir del año 2019 y sin considerar la incorporación nueva generación térmica ni de bombeo, «se evalúa un margen suficiente para cubrir la demanda punta prevista más una reserva de operación de 2.000 MW hasta el año 2022». Además añade que únicamente en la senda superior de crecimiento de la demanda para el año 2022 «se detectaría un valor de índice de cobertura inferior a 1,1, suponiendo condiciones extremas de hidraulicidad, que podría llevar a no cubrir el valor punta de demanda prevista (46.600 MW) con la reserva de operación citada. El cierre de la central de Anllares no modificaría esta evaluación a largo plazo».

El operador del sistema también realiza un análisis de la seguridad zonal, concluyendo que el cierre de la térmica no comprometería la seguridad de suministro, «puesto que se encuentra ubicada en una zona excedentaria en generación».

Cabe recordar que la central térmica de Anllares fue puesta en servicio en noviembre de 1982 con una potencia instalada de 350MW. Ahora, en el proyecto de cierre elaborado por la comunidad de bienes, de la que forman parte Gas Natural, de forma mayoritaria, y Endesa, se asegura que no cubre sus costes de funcionamiento con los márgenes obtenidos por la venta de electricidad en el mercado, «por lo que de forma recurrente genera pérdidas» y por ello solicitaron su cierre a partir del 1 de diciembre de 2017. Un cierre que no llega a pesar de que a los trabajadores tanto de la central como de las contratas se les había anunciado que en el mes de mayo de este año llegaría la autorización.

 

Fotos